directo a... e-mail chat compras otros servicios ayuda registro


La Danza de la Pluma

por: INAH
Fuente: EsMas.com

La Danza de la Pluma, herencia cultural del Camino Real de Tierra Adentro

Danzas tradicionales hidrocálidas La Danza de la Pluma , ¿producto de la conquista o manifestación artistica ancestral?


Los estudios acerca de la identificación histórica y arqueológica de El Camino Real de Tierra Adentro, así como de sus rutas de acceso, se han incrementado a partir del desarrollo de los coloquios que en torno de esta ruta de la Nueva España se celebran; no sucede lo mismo con el patrimonio intangible que se encuentra a lo largo de esta vía, de ahí la importancia del trabajo de la maestra Maricruz Romero Ugalde, quien ha emprendido un proyecto de investigación sobre la Danza de la Pluma.

La ponencia presentada por la investigadora del INAH durante el reciente VII Coloquio Internacional de El Camino Real de Tierra Adentro, desarrollado en la ciudad de Aguascalientes, llevó por título El camino de la danza de la Pluma. ¿Territorio evangelizado? En ella, Romero Ugalde, planteó la necesidad de definir si las danzas que se realizan a lo largo de esta ruta histórica, son producto de la conquista espiritual que llevaron a cabo los españoles o son manifestaciones artísticas que ya se presentaban antes de la incursión de los europeos y únicamente se han ido adaptando a la época y a los nuevos códigos y símbolos.

"Las danzas tradicionales", de acuerdo con el investigador Jesús Jáuregui, "se caracterizan porque sus integrantes aprenden por imitación de padres a hijos y ejecutan su arte como enlace entre ellos y su dios, solicitando o agradeciendo favores recibidos. Se bailan en un lugar específico, son dedicadas a su santo patrono, se realizan en fechas fijas, con indumentaria y manejo especial del cuerpo, son una plegaria en movimiento".

En la mayoría de las danzas, llamadas de la conquista, se representa una lucha entre dos bandos, la mayoría de las veces por motivos religiosos. En investigaciones desarrolladas por Beutler, se estableció que en México, estas manifestaciones culturales fueron motivadas por los primeros misioneros como una forma de evangelización.

En el caso de La Danza de la Pluma, ésta ha sido ubicada en diversos municipios de los estados de Aguascalientes, Zacatecas, Durango y Nuevo León, pero la presentación de Romero Ugalde estuvo enfocada a la que se desarrolla en la ciudad capital de Aguascalientes.

"De las 80 danzas regionales que fueron localizadas en el estado, seis de esas eran de la Pluma. Hay que destacar la que se lleva a cabo en el centro de la capital, la cual conserva elementos de lo más característico... ya que el tema de la danza es la Conquista y esto se evidencia por dos elementos: el relato y uno de los sones interpretados, que es la Malinche", explicó la investigadora.

Al realizar un análisis estructural de la danza, Romero Ugalde señaló que la forma coreográfica, el manejo de la música y la parafernalia que se aprecia en ésta hacen referencia a la transmisión de un mito en dos fases: por un lado la evangelización y por otro el rito de fertilidad, en donde el elemento fundamental es el guajolote.

Este animal es una especie endémica de América, y sobre todo del norte del continente; la importancia de su presencia en esta danza radica en que dentro de las deidades mesoamericanas, el único dios que se atavía como guajolote es Tezcatlipoca. La investigadora dijo que la representación de esta deidad en los códices, coincide con los elementos que son utilizados en el baile.

"Al hacer el análisis iconográfico del guajolote a través de Tezcatlipoca, encontramos que la forma en que está el escudo de este Dios, el número cuatro, la forma de su corona y la posición de la sonaja, nos remite al ritual de la fertilidad. La disposición de las plumas son de la misma forma en que se eriza el guajolote macho al momento de la cópula".

La Danza de la Pluma es ejecutada, al menos, por un grupo de 12 personas dispuestas en dos hileras que se transforman en cuatro. Entre los personajes más importantes están el Viejo, el Chimal, el Monarca, la Malinche y el Torito. La forma en que los danzantes van transformando sus hileras y la síntesis de éstas hacen referencia a la cruz. Sin embargo, otra de las figuras, que es el encadenado, una especie de ocho, habla del infinito y es la forma en que los cora representan a la lluvia en sus danzas.

"Estas características, analizadas desde las danzas de conquista, están dando pie a buscar en El Camino Real de Tierra Adentro, hasta qué punto la Danza de la Pluma forma parte de esta denominación o es una manifestación precolombina que habla del rito de la fertilidad y aún nos está impactando en el 2001", planteó la investigadora. Otra característica que fue destacada en el trabajo presentado por Romero Ugalde fue la indumentaria; ésta consiste en una corona de forma semicircular con un plumero (en algunos municipios ésta es sustituida por un sombrero de ala corta adornado con listones o flores), una camisa y pantalón blancos, capa, mantilla, palma, sonaja y botas o zapato normal.

En la capital de Aguascalientes, esta danza se realiza exclusivamente el domingo de resurrección, fecha relacionada en el mundo prehispánico con la temporada de preparación de la tierra. Además, el único instrumento musical que participa es el violín, que interpreta sones y una marcha.

En relación con el manejo del cuerpo, los elementos esenciales son el palmeado, el zapateado y el paso del coconito, que es la denominación que recibe el guajolote entre los danzantes.

El objetivo de la ponencia, además de describir y tratar de interpretar esta manifestación dancística que se presenta en localidades cercanas a El Camino Real de Tierra Adentro, fue también plantear la necesidad de desarrollar investigaciones que aborden el patrimonio intangible que se concentró en esta importante ruta.

"Encontrar las rutas de las danzas requiere un trabajo en equipo. En primer lugar para ubicar, de acuerdo con sus características, su presencia y, con ésta, la forma en que se interpreta, si está o no vinculada con moros y cristianos o matlachines; y por otro lado, ir detectando si son el resultado del trabajo de los misioneros o de las migraciones de pueblos sedentarios. Esto apenas es el principio", concluyó Maricruz Romero Ugalde.

Noviembre, 2001.

Fuente: INAH

Envía tus comentarios al editor, aquí










página principal |  noticieros |  opinión |  deportes
negocios |  espectáculos |  tecnología |  vida | cultura |  niños |  salud

e-mail   chat   compras   otros servicios   ayuda   buscar   mi cuenta

escríbenos : convenio del usuario : política de privacidad : datos de la empresa : anúnciate