Aplasta Seattle a Filadelfia y avanza a playoffs



por: Agencia
Fuente: NOTIMEX




Halcones Marinos humilla 42-0 a Águilas y amarra el título de la División Oeste en la Nacional






FILADELFIA, Estados Unidos, dic. 5, 2005.- Con una apabullante victoria 42-0 sobre las alicaídas Águilas de Filadelfia, esta noche, Halcones Marinos de Seattle amarró el título de la División Oeste de la Conferencia Nacional.

Por segunda temporada consecutiva, los pupilos de Mike Holmgren se convierten en campeones de su sector y por cuarta ocasión en la historia de la franquicia obtienen este galardón, pero en esta ocasión lo lograron cuando aún faltan cuatro semanas por jugarse en la temporada regular de la NFL.

Los Halcones Marinos obtuvieron su octava victoria de manera consecutiva en lo que significa la mejor racha de esta franquicia, y se ponen con récord de 10-2, para convertirse en estos momentos en el mejor equipo de la Conferencia Nacional.

Ahora, el conjunto "alado" busca finalizar la campaña como el número uno en la Nacional, ya que si logran esto podrán recibir todos los juegos de postemporada en su casa.

Los errores de un diezmado equipo permitieron que halcones Marinos de Seattle apalearan de fea forma a Águilas de Filadelfia, que sufrieron su peor derrota en la historia de la franquicia, al son de 42-0 en el cierre de la semana 13 de acción en la NFL.

Seattle echó a perder un día festivo para la afición de Filadelfia, pues minutos antes de iniciar el juego se retiró el número 92 del legendario ala defensivo Reggie White.

La defensiva de Halcones Marinos tuvo una noche brillante al interceptar cuatro pases, dos de ellos para anotación y recuperó dos balones sueltos, uno de los cuales también terminó dentro de las diagonales.

El maestro superó ampliamente a su alumno, ya que Mike Holmgren le propinó la peor derrota a Andy Reid en su carrera, después de que el ahora coach de Filadelfia fungiera como asistente de Holmgren en Empacadores de Green Bay.

Enmedio de una nevada y un fuerte viento que caían a plomo en el emparrillado del Lincoln Financial Field, en una clásica postal del futbol americano, Halcones Marinos sorprendió a Filadelfia al ir por aire, cuando los pupilos de Andy Reid esperaban las corridas de Shaun Alexander.

A pesar de que la defensa de Águilas se comportó a la altura, fue precisamente con un pase de 11 yardas de Hasselbeck para su receptor Bobby Engram, con el que Seattle se fue al frente en su primera serie ofensiva, que puso el marcador 0-7.

Cuando Filadelfia intentaba reaccionar en el marcador, el esquinero Andre Dyson congeló a sus enemigos al adelantarse para interceptar pase de Michael McMahon y regresarlo 72 yardas hasta las diagonales para ampliar la ventaja de los Halcones Marinos 0-14.

La diezmada ofensiva de Águilas intentó meter al equipo en la pizarra, pero McMahon cometió otro error que le costó caro, pues el linebacker Lofa Tatupu interceptó un pase y se fue sólo 38 yardas hasta ingresar a la zona de anotación, para el 0-21.

Koy Detmer ingresó al emparrillado en lugar de McMahon, pero los errores no terminaron en Filadelfia, pues el quarterback suplente sufrió rápidamente una intercepción, la tercera de la noche para las Águilas, por parte del safety Michael Boulware.

Esta jugada dejó la mesa puerta para que apareciera Shaun Alexander en acarreo de una yarda para anotación y los Halcones Marinos ya apaleaban a las Águilas antes de que finalizara la primera mitad 28-0.

Restaban 29 segundos en la primera mitad y los pupilos del coach Mike Holmgren sacaron otros siete puntos más en corrida de una yarda por el lado izquierdo, con la que "Alejandro Magno" ingresó a la zona prometida para el contundente 35-0.

La pesadilla para Filadelfia continuó, ya que en la primer jugada del tercer cuarto, el corredor Ryan Moats soltó el ovoide y lo recuperó Andre Dyson para recorrer 25 yardas antes de llegar a la anotación y ampliar la peor paliza en la historia de las Águilas en ese momento 0-42.

En 1969, Vaqueros de Dallas le había propinado la peor derrota a las Águilas cuando los apabullaron por marcador de 42-7 y pasaron 36 años para que el equipo "alado" sufriera una humillación de esta magnitud.

Desde ese momento la tormenta de nieve y la noche se hicieron interminables para Águilas, que vio como sus aficionados abandonaron a su equipo y en un hecho pocas veces visto, el Lincoln Financial Field que suele llenarse cuando Filadelfia juega, lució desolado desde el tercer cuarto.

Alexander, por Seattle, corrió en 19 acarreos y aunque sólo consiguió 49 yardas, anotó en dos ocasiones, mientras Matt Hasselbeck completó ocho pases en 15 intentos para 98 yd y un touchdown.


... y obtén información exclusiva,
promociones y descuentos GRATIS

Ingresa tu mail