El capitán Fabio Cannavaro alza la copa.
Foto: AP

Alberto de la Torre habla del caso Ricardo La Volpe

Imágenes de la gran final del Mundial 2006 entre Italia y Francia
HERRAMIENTAS


IMPRIMIR GUARDAR


ENVIA ESTA NOTA A UN AMIGO






  Acepta Henry el revés ante Italia
  Totti podría dejar la selección italiana
  Buffon, el muro en el arco italiano
  Feliz Italia por su cuarto título mundialista
  Destaca Cannavaro en la coronación italiana
  Italia, campeón del mundo
  Final inédita entre Italia y Francia




  Presentan a Pardo y Osorio con el Stuttgart
  Carlos Salcido jugará en Holanda
  Aseguran que Galindo jugará en España
  Mauresmo encabeza ranking WTA
  Avanzan Robredo y Ferrero en Suecia
  Nancy Contreras espera ganar medallas en JCC
  Primera jornada de descanso en Tour de Francia
Llegan los campeones del mundo a Italia



por: Agencia
Fuente: EFE




La selección italiana de futbol, que conquistó el título del Mundial 2006, ya está en Roma






ROMA, Italia, jul. 10, 2006.- El vuelo chárter que ha transportado a los integrantes de la selección italiana de futbol que anoche se proclamó campeón del Mundial Alemania 2006, ha llegado al aeropuerto militar romano de ‘Pratica Di Mare’, donde fuera esperaban más de un millar de aficionados.

El avión en que han viajado los ‘azzurri’ y sus familiares, un Airbus 320 procedente de Dusseldorf y que llevaba pintado para la ocasión una de las escenas del Mundial, fue escoltado durante buena parte de su llegada al espacio aéreo romano por la patrulla acrobática militar de las ‘Flechas Tricolores’.

Esta patrulla ha realizado en el cielo una serie de acrobacias especialmente creadas en honor de los campeones del mundo.

Una vez aterrizado, con el ‘tricolor’ (bandera italiana) apareciendo por la ventanilla del piloto, el primero en aparecer por la puerta del avión ha sido el capitán Fabio Cannavaro, que alzó la preciada Copa del Mundo al cielo de Roma, en medio de los aplausos de los presentes.

Tras Cannavaro apareció el seleccionador Marcello Lippi, seguido del jefe de la delegación, Gianmarco Abete.

Esperaban a pie de la escalerilla, entre otros, el alcalde de Roma, Walter Veltroni,

En autobuses descubiertos, los jugadores y técnicos, recorrieron varias calles del centro de Roma, hasta acabar en el Circo Massimo, donde serán objeto de una gran fiesta montada en su honor y donde se espera la presencia de casi un millón de personas llegadas desde los distintos puntos del país.

El presidente de la República concede la Orden de Mérito a los campeones del mundo

ROMA, Italia, jul. 10, 2006.- El presidente de la República Italiana, Giorgio Napolitano, ha concedido la Orden del Mérito de la República a los jugadores, seleccionador, técnicos y dirigentes de la selección italiana que conquistó la Copa del Mundo de Futbol de Alemania 2006.

La concesión es en mérito al reconocimiento de los valores deportivos y del espíritu nacional que sirvieron para el triunfo mundialista.

Las insignias con la Orden del Mérito de la República serán entragadas un día aún por determinar durante una ceremonia que tendrá lugar en el Palacio del Quirinale, sede de la Presidencia de la República.

Presidente del Gobierno Italiano recibe a los azzurri

ROMA, Italia, jul. 10, 2006.- El presidente del Gobierno italiano, Romano Prodi, ha recibido a los jugadores y técnicos de la selección italiana de fútbol que anoche, derrotando en la final a la francesa, se proclamaron campeones del mundo 2006, devolviendo veinticuatro años después el preciado trofeo a Italia.

La expedición azzurri, con sus 23 jugadores, el cuerpo técnico a cuyo frente está el seleccionador Marcello Lippi, y los demás integrantes de la expedición oficial, acudieron al Palazzo Chigi, sede de la Presidencia del Gobierno, apenas aterrizado en Roma el avión que les transportaba desde Alemania.

El autobús que transportaba a los jugadores, técnicos, dirigentes y sus familiares, fueron acompañados en el largo trayecto por centenares de motocicletas de baja cilindrada y por miles de aficionados que se encontraban en las calles esperando su paso y que ralentizaron la marcha, llegando con casi dos horas de retraso a la cita con el presidente del Gobierno.

En los alrededores del Palazzo Chigi, ubicado en pleno centro de Roma y donde ondeaba una gran bandera italiana de unos cinco metros de longitud, se congregaron desde horas antes varios centenares de aficionados (entre ellos decenas de niños) luciendo las camisetas con los colores de la selección y con enseñas nacionales.

Debido al fuerte calor húmedo, las asistencias de protección civil tuvieron que repartir cientos de botellas de agua a los presentes, que en algunos momentos mostraron con silbidos su malestar por el retraso de la comitiva azzurra.

Los jugadores, con la medalla que les acredita como campeones del mundo al cuello y al frente de los cuales se encontraba el capitán Fabio Cannavaro con la Copa del Mundo en la mano, fueron recibidos fuera del Palazzo Chigi por el presidente Prodi, con el que entraron en el patio interior, lugar donde habitualmente se acoge a los jefes de Estado y ministros extranjeros.

En el patio, la comitiva deportiva fue recibida bajo los compases del himno italiano, ejecutado por la Banda de Carabineros (policía militarizada).

Estuvieron presentes en el acto, entre otras personalidades, los ministros Giovanni Melandri, Rosy Bindi, Massimo D'Alema, Francesco Rutelli, Giulio Santagata, Beppe Fioroni, Clemente Mastella, Paolo Gentiloni y Alfonso Pecoraro Scanio. Así como el presidente del Comité Nacional Olímpico Italiano (CONI), Gianni Petrucci, y el vice-comisario extraordinario federativo, Demetrio Albertini.

Prodi, en su discurso de bienvenida, dio las gracias a los integrantes de la selección por "haber devuelto la alegría de vencer en equipo", por "haber recordado que con fatiga, sudor y empeño se consiguen los resultados", por "haber devuelto al 'calcio' la dignidad" y por "haber dado a Italia, un país que se divide en exceso en ocasiones, una ocasión extraordinaria de unidad nacional".

El presidente del Gobierno Italiano seguidamente hizo entrega a cada uno de los jugadores y técnicos, iniciando por Cannavaro, de una medalla conmemorativa.

La selección, por su parte, le hizo entrega a Prodi de la camiseta del equipo nacional conmemorativa del cuarto título mundial y que ya anoche, tras el partido, lucieron los jugadores.

Tras estar unos minutos en Palazzo Chigi, la comitiva deportiva se desplazará hacía el Circo Massimo, donde cientos de miles de aficionados ya esperan desde hace horas a los jugadores y técnicos para dar inicio a una gran fiesta de celebración que durará toda la noche.

Allí, en un palco construido especialmente para el caso, los jugadores y técnicos saludaran a los aficionados presentes, que con sus banderas y luciendo la camiseta azzurra dan al lugar un colorido especial.


... y obtén información exclusiva,
promociones y descuentos GRATIS

Ingresa tu mail