Muere Christopher Reeve (Supermán)

 
 
 
por: Agencia
Fuente: NOTIMEX
 

El actor estadounidense Christopher Reeve, el famoso Supermán del cine, muere a los 52 años tras sufrir un infarto; era tetrapléjico desde 1995

 
WASHINGTON, Estados Unidos, oct. 11, 2004.- El actor estadounidense Christopher Reeve, famoso por encarnar a Supermán, murió a los 52 años de edad luego de padecer de tetraplejia por nueve años, se informó hoy.

El actor murió el domingo luego de haber sufrido un infarto cardiaco el sábado que lo dejó en coma en su casa de Nueva York, informó la televisora estadounidense Fox.

Reeve padecía una parálisis desde 1995, cuando sufrió un accidente mientras montaba a caballo.

El famoso actor nació el 25 de septiembre de 1952 en la ciudad de Nueva York. Contrajo matrimonio en dos ocasiones, la primera con una ejecutiva de publicidad, de la que se divorció, y después con la actriz Dana Morosini.

Entre sus trabajos se encuentran, además de Superman: The movie (1978), Superman II (1980), Superman III (1983) y Superman IV: The quest for peace (1987), Deathtrap (1982), The aviator (1985), Street smart (1987), The remains of the day (1993) y Morning glory (1993).

Su primer trabajo cinematográfico fue en 1977, en Gray lady down, y sus últimas intervenciones las tuvo en Speechless (1994), Village of the damned (1995) y Above suspicion (1995).

UNA LUCHA INCANSABLE POR VOLVER A CAMINAR

NUEVA YORK, Estados Unidos, oct. 11, 2004 (EFE).- El actor Cristopher Reeve, fallecido en Nueva York, fue un héroe dentro de la pantalla con su papel de Supermán, pero también fuera de ella con su ejemplo de superación y su cruzada en favor de la investigación con células madre.

Postrado en una silla de ruedas desde 1995, cuando sufrió un accidente de caballo en el que se rompió el cuello, el actor se convirtió durante los nueve años en que permaneció tetrapléjico en un ejemplo para todos los que sufren lesiones en la médula espinal.

Su afán de superación y de recuperación, con un admirable espíritu optimista, quedó reflejado en un documental realizado por su hijo Matthew, "Volveré a andar", en el que se retrataba la lucha diaria por recuperarse tras el terrible accidente que le dejó paralizado del cuello para abajo.

Fruto de esta constante lucha, el actor, que tenía 52 años, pudo despegarse durante cortos periodos de tiempo de la respiración asistida a la que quedó confinado desde el accidente.

Además, y pese a que los doctores no le dieron la menor esperanza de recuperación, a finales de 2001 el actor logró mover ligeramente un dedo, lo que alentó sus esperanzas de que algún día volvería a andar.

"Me voy a levantar de esta silla, y voy a tirarla y echar a andar", dijo en una ocasión, en una entrevista en la CNN, como prueba de su fe y su optimismo.

También en la autobiografía titulada Still me (Sigo siendo yo), el actor relató cómo con ayuda de su familia, y en especial de su esposa, Dana Morosini, pudo vencer los deseos de morir que le invadieron tras el accidente de caballo.

A este libro, cuya transcripción a disco le valió el Grammy al Mejor Álbum Narrado de 1999, se sumó otra obra publicada en 2002 y titulada Nada es imposible: Reflexiones de mi nueva vida.

Cristopher Reeve se convirtió en sus últimos años en un combativo luchador en favor de la experimentación con células madre embrionarias, prohibida por la legislación norteamericana, y que supone la única esperanza de curación que existe para las lesiones medulares.

Así, el actor destinó su fama y su fortuna a la creación de la Fundación Christopher Reeve, cuyo objetivo es recaudar fondos para promover la investigación.

También protagonizó intervenciones en foros políticos para pedir una mayor atención hacia los más débiles, especialmente hacia los disminuidos físicos, y la reforma del sistema sanitario, pues muchas de las personas en su situación carecen de un seguro que cubra sus gastos.

Pese a su parálisis casi total, Reeve regresó al mundo artístico en 1997 dirigiendo una película para la televisión, In the gloaming, que ganó cuatro premios Emmy, y luego protagonizó una nueva versión de la película de Alfred Hitchcock La ventana indiscreta.

Los momentos cumbre de su carrera vinieron, sin embargo, de la mano del periodista Clark Kent en Supermán, papel para el que fue seleccionado en 1977 y que fue un auténtico éxito de taquilla, lo que le valió para protagonizar las tres entregas posteriores.

Entre otros filmes interpretados por Reeve están Somewhere in time (En algún lugar del tiempo), La trampa de la muerte, Las bostonianas, Interferencias y Village of the damned, una película de terror dirigida por John Carpenter.

Otros largometrajes en los que ha trabajado son The aviator (1985), dirigida por George Miller, y El reportero de la calle 42 (1985), de Jerry Schatzberp.

Tras nueve años de lucha, el actor sufrió un fuerte empeoramiento en su estado el pasado sábado, lo que le llevó a entrar en coma y, posteriormente, falleció debido a una insuficiencia cardiaca.

El actor deja un hijo de 12 años, Will, nacido de su matrimonio con Dana, y otros dos, Matthew, de 25, y Alexandra, de 21, de una unión anterior.

 
 
 
Reeve, en una foto reciente. Nunca se dio por vencido y trató de superarlo.
Reeve, en una foto reciente. Nunca se dio por vencido y trató de superarlo.
Foto: AP
Fotogalería Videos