Hoy en la Muestra: 'Los nuevos guerreros'

 
 
 
por: Erick Estrada
Fuente: esmas.com
 

'Wassup Rorckers. Los nuevos guerreros', representa un regreso a los ambientes de Kids y la crítica social que se respiraba en ella

 
CIUDAD DE MÉXICO, México, nov. 27, 2006. El nombre en español de la película de 2005 de Larry Clark dice mucho del planteamiento de la historia. Al recordar a Los Guerreros, la cinta de 1979 de Walter Hill, lo primero que viene a la memoria es la necesidad de los pandilleros a los que la cinta retrataba, de regresar a sus propios terrenos. Para ello había que pasar varias “pruebas” e incluso perder a algunos de sus miembros en el camino.

Larry Clark definitivamente está en ese ambiente aunque imprimiendo su propia firma de manera indeleble. En esta ocasión y volviendo un poco al desarrollo de Kids, la opera prima que lo hizo famoso, Clark narra las desventuras de un grupo de chicos latinos de South Central, en Los Angeles que gastan su tiempo libre patinando y dándole forma a una banda de rock de sonido típicamente local y adolescente. Una tarde de viernes deciden viajar hasta Beverly Hills para practicar ahí en la patineta.

A partir de ahí, la fábula se torna trágica y Clark muestra con un sentido del humor completamente ácido y a veces hasta crudo, el racismo, clasismo, intolerancia y rechazo que las minorías raciales tienen que soportar en los Estados Unidos. El regreso a sus propios terrenos, al ghetto como incluso lo llaman, se torna un asunto de vida o muerte.

El lenguaje de la cinta es elemental y crudo, sin lucimientos ni espectacularidades, pero es justo por ello que el retrato que consigue Clark tanto de la ciudad como de sus habitantes, termina por ser tan realista y es también por ello que sus metáforas no se despegan tanto de la realidad que reinterpretan. El disparo, de esta manera, es directo a la cabeza, sin concesiones.

Sin embargo, la cinta transcurre con momentos de frescura y mucha tranquilidad, como si de una obra de contrastes se tratara. En ellos, Clark apacigua la corriente y deja ver un ojo urbano que rescata momentos de muy extraña belleza, con conversaciones aparentemente vacías pero que encierran verdades crudas y a veces hasta violentas. Cuando la cámara descansa en los largos cabellos de estos chicos, en el vello adolescente y en sus miradas desorientadas, cuando arrulla al espectador con incursiones en fiestas donde se ve que no raro sino el que quiere que los demás sea raros, cuando la música se convierte en un verdadero soundtrack de poder y adolescencia, Clark nos deja ver momentos de reclamos de libertad y de igualdad, de respiro y de transformación en una ciudad y en un mundo, donde todos merecemos un espacio.

Los nuevos guerreros es también una bella fábula urbana en la que varios niños (en más de un sentido) son forzados a abandonar la inocencia, transformando sus propias relaciones y dejando atrás la etapa de la vida donde todos tiene apodos, para alcanzar dolorosamente identidad propia y nombre propio.

 
 
 
Wassup Rockers, en el mejor estilo de Larry Clark.
Wassup Rockers, en el mejor estilo de Larry Clark.
Foto: Cortesía
Fotogalería Videos