Cero y van cuatro

 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

(Cero y van cuatro)
México, 2004

 
Cuatro paradojas del sistema judicial mexicano causantes de la inseguridad en que vivimos dentro del Distrito Federal...

El Torzón. Un judicial sorprende a Alfonso y Álvaro fumando marihuana en el interior del auto en plena vía pública. El judicial les pide dinero para dejarlos ir por lo que Álvaro tiene que conseguir el dinero mientras Alfonso se queda en el coche con el Judicial, con la amenaza de que si no regresa en media hora, Alfonso irá a parar a la cárcel. En su búsqueda por dinero, Álvaro sufre el asalto de un taxista, descubre que su novia le pinta el cuerno y se compromete con sus papás que dejará las drogas.

Mientras tanto, Alfonso soporta las amenazas y vejaciones del Judicial. Cuando Álvaro regresa de su vía crucis descubre que el Judicial sólo quiere la mitad de lo pactado porque Alfonso, que trabaja para una televisora le va a conseguir un casting a la movida del Judicial que resulta ser... ¡un travestí!

Vida Exprés. Encabezados por el Comanche y el Judicial, un grupo de maleantes secuestran a Teresa, una mujer obesa, dueña de una agencia de publicidad. Cuando Jorge, su esposo, un vividor, se entera, el mundo se le viene abajo por la dificultad que entraña conseguir los dos millones de pesos del rescate. Su esposa le ha prohibido el acceso a todas sus cuentas bancarias para evitar que despilfarre el dinero con otras mujeres. En última instancia tiene que pedirle a Carlota su hija, que vacíe su cuenta bancaria, tiene que vender su BMW y algunas joyas de su amante.

Cuando junta el dinero del rescate, los plagiarios le comunican que la cuota ha subido al doble. A Jorge no le queda más remedio que acudir a la policía. El Comanche resulta ser uno de los jefes del departamento de secuestros de la Procuraduría, y Jorge, sin saberlo, le ofrece una recompensa a cambio de encontrar a los secuestradores y refundirlos a la cárcel. Por supuesto el rescate se hace en cuestión de segundos y en medio de una balacera mueren todos los plagiarios.

Barbacoa de Chivo. Sumidos en la miseria, Jobo y Lupe, su esposa, sufren la desesperación de no tener ni con qué comprar las medicinas para el cáncer que padece su hija de 7 años. Simultáneamente Carlos, un profesor universitario recorre algunos conventos tomando fotografías. Llevado por la imperiosa necesidad, el Jobo roba la imagen de Santa Úrsula y en su intento por escapar, choca con Carlos que toma fotos fuera de la iglesia. El Cura sale a la calle dando la alarma que han robado la imagen y el Jobo señala a Carlos como el ratero.

La gente, enfurecida por el sacrilegio y la falta de justicia, conducen a Carlos hacia la plaza para colgarlo. Cuando están a punto de colgar a Carlos, el Jobo confiesa su culpa y la multitud dirige su rabia contra él. Cuando comienza el linchamiento, un rayo cae sobre la imagen de Santa Úrsula que el Cura sostiene a lo alto carbonizándolos a ambos. Entre tanto, Angélica, la niña enferma, despierta... con el milagro de su curación mientras que la imagen de Santa Úrsula sobre su cama aparece carbonizada.

Comida de perros. Unos parroquianos comunes se encuentran en un restaurante, cuando Felipe irrumpe y los asalta. El asalto es visto desde el punto de vista de cada mesa. Conforme el asalto progresa, la gente no se arredra y se burla del asaltante. Inmediatamente después de salir, Felipe regresa porque le han dado la pura morralla.

Este segundo asalto se torna en farsa cuando los parroquianos se resisten a ser asaltados. Más tarda en salir Felipe que en entrar por tercera vez para robarse un coche y llevarse a Teresa de rehén. Pero el auto que Felipe se roba a la entrada del restaurante está viejo y destartalado y se descompone a escasos metros de la entrada donde finalmente es aprehendido por la policía.

Título Original: Cero y van cuatro
Director: Alejandro Gamboa, Antonio Serrano, Carlos Carrera y Fernando Sariñana
Actores: Rene Campero, Guillermo Iván Dueñas, Alexis Ayala, Raquel Morell, Javier Zaragoza, Gastón Melo, Dino García, Paty Muñoz, Ana Cioccetti, Silverio Palacios, Ma. Elena Olivares
Guión: Antonio Armonía
Productor: Eckehardt von Damm
País: México
Año: 2004
Género: Drama/Acción
Estreno en México: 10 de diciembre de 2004

 
 
 
cuatro historias entrelazadas que retratan al sistema judicial mexicano.
cuatro historias entrelazadas que retratan al sistema judicial mexicano.
Foto: Sitio Oficial
Fotogalería Videos