Laura Bozzo, libre del arresto domiciliario

 
 
por: Agencia
Fuente: AP
 

Levantan el arresto domiciliario a Laura Bozzo, que es acusada por haber recibido dinero para favorecer a Alberto Fujimori, pero el juicio continuará

 
LIMA, Perú, jul. 15, 2005.- Un tribunal levantó el viernes el arresto domiciliario que cumplía en un estudio de televisión limeño la animadora peruana Laura Bozzo al cumplir 36 meses sin sentencia. La medida entrará en vigor a partir del domingo.

Bozzo está enjuiciada por haber recibido supuestamente tres millones de dólares del ahora encarcelado ex jefe de espionaje Vladimiro Montesinos para favorecer, a través de sus programas televisivos, al presidente Alberto Fujimori, en su campaña proselitista con miras a las elecciones presidenciales del 2000, y atacar a los demás candidatos y adversarios políticos.

El juicio no ha terminado y Bozzo comparecerá hasta que el tribunal emita su veredicto definitivo.

Un fiscal ha pedido para Bozzo siete años de prisión y el pago de una reparación de 20 millones de soles, equivalentes a seis millones de dólares.

Bozzo escuchó el levantamiento del arresto domiciliario entre sollozos.

El tribunal presidido por la jueza anticorrupción Dennis Baca levantó el arresto argumentando que constitucionalmente ningún enjuiciado puede permanecer más de 36 meses bajo arresto provisional, o arresto domiciliario.

Bozzo fue arrestada el 17 de julio del 2002 en el aeropuerto de Lima cuando se disponía a viajar a Nueva York.

Bozzo, conductora de programas informales, trabajaba en el canal 4 de Perú y actualmente es la estrella de la cadena estadounidense Telemundo. Su programa se transmite en varios países latinoamericanos, con excepción del Perú.

El juicio se realiza en un salón del Poder Judicial en una base naval, en el vecino puerto El Callao, donde está encarcelado Montesinos, el otrora hombre fuerte del gobierno de Fujimori.

El tribunal dispuso que Bozzo no abandone el país, que concurra obligatoriamente cada 15 días al despacho de la jueza Baca para firmar en un libro de control. También, que dé cuenta de sus actividades, que no cambie de domicilio sin autorización judicial, que ejerza correctamente la libertad de expresión dentro de los parámetros de la verdad y respeto a las autoridades judiciales y partes involucradas en el caso.

 
Bozzo escuchó el veredicto entre sollozos.
Bozzo escuchó el veredicto entre sollozos.
Foto: AP
Fotogalería Videos