¿Sabes administrar tu tiempo? (Primera parte)

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Administrar el tiempo eficazmente es un habilidad que pueden desarrollar la mayoría de las personas que se lo propongan, entérate cómo

 
CIUDAD DE MÉXICO. México, mayo, 2005.- La administración del tiempo se debe conceptuar como una manera de ser y una forma de vivir.

Hoy, se puede considerar al tiempo como uno de los recursos mas importantes y críticos de los individuos.

Algunas de las características del tiempo son:

· Puede ser un enemigo a vencer o un aliado si lo logramos organizar.

· Puede ser un recurso escaso, si no se controla en función de las prioridades que se le asignen a las actividades diarias de los ejecutivos.

· Puede ser un amigo o un enemigo en el logro de los objetivos y metas que se planteen. · No se puede comprar.

· No se puede atrapar, detener o regresar.

· Es lo mas valioso que tiene los individuos, por lo que hay que utilizarlo con el máximo grado de efectividad.

· Se dice que nadie tiene suficiente tiempo, sin embargo todo el mundo tiene todo el tiempo que hay. Esta es la gran paradoja del tiempo.

Los problemas más comunes que tienen la mayoría de los individuos para administrar el tiempo son:

· Los estimados de tiempo que suponen van a necesitar para una actividad, para transportarse, para resolver situaciones o tomar decisiones, son irreales y son parte de los desperdiciadores de tiempo más comunes.

· La escasez del tiempo generalmente resulta de una mala administración o una carga de trabajo mal planeada y distribuida.

· Es frecuente que se trata de hacer demasiado en un tiempo muy corto.

· También sucede que algunos individuos no saben decir “no” a las distracciones externas. · Confunden prioridades trabajando en cosas de segunda o tercera importancia dejando lo urgente para después.

· Se establecen metas diarias muy por encima de la capacidad de cumplirlas.

· Dejan las anotaciones del registro de cómo se va utilizar el tiempo para el final del día o cuando haya un momento oportuno, lo cuál no es funcional ni realista, ya que la memoria puede fallar, con la cantidad de compromisos e información que manejan las personas.

· No se preocupan por registrar los compromisos y actividades, lo que impide administrar eficientemente el tiempo. Generalmente llegan tarde a las reuniones y en situaciones adversas puede producir crisis innecesarias.

· La falta de la planeación del tiempo, en muchos casos, limita la posibilidad de generar alternativas de soluciones factibles y la posibilidad de seleccionar la vía de acción más efectiva.

· Algunos individuos se oponen al registro y control del tiempo, ya que lo consideran como una amenaza o se sienten inseguros porque nunca lo han intentado.

En el registro del tiempo cotidiano se deben tomar en cuenta los siguientes aspectos:

· Enumerar las metas diarias o los trabajos más importantes a desempeñar ese día.

· Registrar cada actividad en períodos establecidos de tiempo.

· Definir la prioridad relativa y el objetivo de cada actividad.

· Determinar el momento para suspender la actividad y establecer cuando se volverá a realizar.

No te pierdas la segunda parte de ¿cómo administrar el tiempo?

 
 
¿Sabes administrar tu tiempo?
¿Sabes administrar tu tiempo?
Foto: AP
Fotogalería Videos