México es el único país en el mundo que compra llantas usadas

 
 
 
por: Agencia
Fuente: NOTIMEX
 

Un millón de llantas entra con permiso y cuatro millones de contrabando

 
MEXICO DF, México, Agosto 2, 2006.- La industria llantera mexicana pasa por una situación difícil y una de las causas es la importación de cinco millones de llantas usadas que provienen de Estados Unidos, de las cuales cuatro millones ingresan de contrabando, afirmó el empresario Armando Tornel Murillo.

"Hoy la industria hulera mexicana no se ve boyante debido al gran volumen de llanta de importación", sostuvo el miembro fundador de la Cámara Nacional de la Industria Hulera y actual presidente de Compañía Hulera Tornel.

En entrevista con Notimex, subrayó que en México ese sector tiene una fuerte competencia en la llanta usada que proviene de Estados Unidos, y como ejemplo citó que sólo en 2005 entraron al país cinco millones de llantas usadas provenientes de aquel país.

"En una frontera norte que tiene México de tres mil kilómetros es muy difícil controlar los pases de llanta usada. México es el único país que recibe llantas usadas, ninguna otra nación en el mundo lo hace, y eso afecta enormemente a la industria nacional", dijo.

Esas llantas usadas fueron hechas en su mayoría en la Unión Americana y no todas ingresan al país de manera legal, reveló el empresario, único mexicano elegido como parte del Salón de la Fama de la Tire Industry Asociation, en Maryland, Estados Unidos.

"El gobierno ha dado permiso para que entre un millón de llantas usadas de ese país, y entran cinco millones, así que cuatro millones ingresan de contrabando. Ese es el gran problema que tenemos: la competencia desleal", resaltó.

Tornel Murillo relató que "en todos los tianguis del país hay venta de llantas usadas, en 60 pesos cada una. La gente, exponiéndose a comprar una llanta que ya dio su vida en Estados Unidos, la adquiere aquí porque es barata".

El bajo costo de los neumáticos usados se debe a que son completamente lisos, pero con ciertas herramientas se les vuelve a "sacar piso".

"Pero eso no le importa a la gente, lo que les importa es el precio, y así la compran para automóviles principalmente", dijo al agregar que la importación legal de llantas nuevas provenientes de China y Corea también afecta en gran medida a la producción nacional, ya que ingresan subfacturadas.

"Una llanta que valga 100 dólares la facturan en 40 o 50 dólares, con ello pagan menos impuestos y, al momento de venderla, sí le ponen el precio original", explicó.

Abundó que el ingreso de llantas asiáticas a México aparentemente es legal, pero la realidad es que a veces no pagan los impuestos que deben porque las subfacturan, pagan muchos menos impuestos, pero los importadores las venden a su precio real.

Para Tornel Murillo definir neumático no tiene complicación: "la llanta es petróleo rodando", pero esa es otra realidad que afecta a la industria, debido a los altos costos que alcanza el denominado "oro negro".

Expuso que el problema del hule natural es su precio actual y como el petróleo ha subido mucho la materia prima se ha encarecido, aunque no hay dificultad para comprarla: "lo que afecta es el precio".

Algunos tipos de llanta no se fabrican en México, como las radiales para camión, por lo que es necesario importarlas de Europa, Estados Unidos, Corea y China, y tienen una buena calidad.

En cambio, de India entra muy poca llanta a México y es de menos calidad que el resto de los neumáticos.

Otros tipos de llanta que son importados en su totalidad son las de avión y bicicleta; en el caso de las segundas, Tornel tuvo una época de boyante producción, pero hace dos años cerró su planta porque el costo por unidad era de 19 pesos, mientras que el de la importada era de sólo 11 pesos.

Negó que el aumento en las facilidades para la adquisición de autos beneficie al sector hulero mexicano, pues una llanta tiene una larga duración y los vehículos ya vienen enllantados, muchas veces con neumáticos importados.

En ese sentido, explicó que las ensambladoras en México compran llantas hechas en el país: Ford adquiere un solo tamaño en Tornel, hecho para camioneta, y el resto se contrata con otras empresas como Firestone, Continental, Michelin.

De ahí que Tornel se dirige al mercado mexicano que compra llantas para reponer las originales. Hace años, dijo, había seis fábricas de llantas en México, hoy en día quedan tres, entre ellas Continental (Alemania) y Bridgestone Firestone (Japón-Estados Unidos), ambas extranjeras, pero con fábrica en el país.

Tornel Murillo señaló que se consumen 20 millones de llantas al año en México, de las cuales se importa 50 por ciento en promedio, tanto legalmente como de contrabando, y 80 por ciento de esas llantas es para automóviles y 20 por ciento para camiones.

En opinión del empresario el negocio de las llantas en México fue bueno, pero ya no lo es. Sin embargo, descartó que el futuro de la industria hulera nacional sea sólo maquilar para otras empresas, aunque prevé que se deberán combinar ambas actividades.

"Nosotros maquilamos para otras empresas, lo que representa 20 por ciento de nuestra producción", mencionó, mientras que 80 por ciento restante es marca Tornel.

Acerca del futuro del sector, consideró que será "muy difícil" a causa de la fuerte competencia, por lo que la maquila de Tornel para otras marcas seguirá siendo fuente de ingreso, que a la vez permite mantener su planta de mil 500 obreros y 400 empleados.

Se congratuló de que Tornel sea una empresa familiar que rompe con la premisa de que los negocios de esta característica se acaban en la cuarta generación: "nosotros vamos en la cuarta generación y no nos hemos acabado".

 
 
México es el único país del mundo que recibe llantas usadas
México es el único país del mundo que recibe llantas usadas
Foto: AP
Fotogalería Videos