Libertad

Autodominio

Cuento

Fuente: www.valores.com.mx

 

Un montón de clavos


Jaime era un niño bueno y cariñoso, pero muy impulsivo. Cuando se enojaba rompía lo que estaba a su alcance, gritaba y hasta daba patadas contra la pared. Quienes vivían en aquella bonita casa del campo lo sabían e incluso las gallinas salían corriendo cuando lo veían de malas. Sus padres, Martín y Julia, ya no sabían qué hacer.


En una ocasión su amigo de rancho cercano fue a buscarlo para que salieran a jugar. Era enero y caía una fina nevisca en el campo. Cuando le pidió permiso a doña Julia ella se lo negó.


—No quiero que salgas porque puedes enfermarte.
—Ándale mamá, déjame.
—Mejor dile a tu amigo que jueguen aquí dentro, así él y tú pueden  ponerse a …
Doña Julia no acababa de hablar cuando Jaime ya estaba furioso. Correteó a dos becerrillos que saltaron las trancas del corral y rompió tres brillantes jarros aventándolos contra el piso de la cocina. Se encerró en su cuarto y no salió siquiera a comer su rico pan dulce de todas las meriendas, ni su atole de arroz.


Esa noche, doña Julia le contó a su esposo. Don Martín se quedó pensando. Ya habían probado todo: no dejarlo montar su caballo favorito ni llevarlo a la feria del pueblo. Pero nada de lo que hacían o decían daba resultado.
Al día siguiente informó a su esposa:


—No dormí, pero ya se me ocurrió algo.
Jaime apareció en la cocina y se sentó como si nada. Al terminar su desayuno Don Martín le dijo:
—Ándile, póngase su chamarra y acompáñeme.
El pequeño asintió y fueron al patio trasero, donde había muchos pedazos de madera. Don Martín le dio un martillo y un puño de clavos.
—Mire mijo, usted es muy bravo y muy valiente, pero le voy a enseñar algo para que se le quite lo enojón. Traiga ese pedazo de madera.
Jaime obedeció y su padre le explicó:
—Cada que le entren los corajes venga aquí y clave un clavo en esta tarima.
El primer día hizo un coraje tremendo porque una mula lo salpicó de lodo. Fue al patio y clavó veinte clavos. En los días que siguieron, el número fue disminuyendo pues le parecía una tontería tener que estar clave y clave por cosas sin importancia. Jaime estaba aprendiendo a dominarse.
Dos semanas después hubo un día en que ya no tuvo nada que clavar y lo dijo a su padre. Éste respondió:
—No va usted nada mal. Ahora, cada que se aguante los corajes, va a ir sacando un clavo de la tarima— le pidió.
Y así lo hizo por casi un mes hasta que el madero quedó limpio. Orgulloso, se lo mostró a sus padres. Don Martín lo felicitó y le dijo que se sentara.
—Mire mijo, todos los agujeritos que quedaron en la tarima.
—Son rete hartos, papá.
—¿Y puede quitarlos?
—Pues no… —respondió el pequeño.
—Para que vea: cuando se enoje quédese quieto y espere a que se le pase.
Al comprender que el enojo pasa, pero las acciones no se borran, Jaime aprendió a aguantar los corajes. Se convirtió en un muchacho simpático, contento y calmado que siempre andaba de buenas.

 

Adaptación de un relato francés anónimo

 

Frase 1:
La fortaleza puede surgir de nuestras debilidades. — Ralph Waldo Emerson
Frase 2:
Respeto a ti mismo, conocimiento de ti mismo, control de ti mismo. Esos tres factores bastan para alcanzar el poder soberano. — Alfred Lord Tensión

 

Reflexiona
¿Por qué piensas que fue buena la táctica que utilizó Don Martin para intentar que se le quitara lo enojón a Jaime?
 ¿Cuál crees que haya sido la lección que Jaime aprendió?
Trata de recordar alguna situación que haya despertado en ti emociones tales como miedo, tristeza o enojo. ¿Cómo actuaste ante tal situación?
¿Por qué crees que es importante cobrar control sobre tus emociones y pensar antes de actuar?

 

Aplícalo en…
TU PERSONA: ¿Reconoces en ti qué es lo que te hace perder el control?
LA FAMILIA: ¿Qué situaciones de la convivencia familiar te generan enojo y demandan de ti regular la manifestación de tus emociones?
LA ESCUELA: ¿Cómo podemos manifestar nuestras emociones de agrado o desagrado con nuestros compañeros y maestros?
LA COMUNIDAD: ¿Qué ocurriría si en la convivencia los habitantes de una localidad cada uno hiciera lo que quisiera y no controlaran sus acciones?

 

Tips ecológicos
Basura
1. Reutiliza las bolsas de plástico que te dan en el súper, guárdalas ya que son útiles para muchas cosas. !Usa tu ingenio! Con esto contribuirás a generar menos basura.
2. Compra plumas y lápices que usen repuestos, así no tendrás que comprar más productos y generarás menos residuos contaminantes.
3. No tires basura en la calle, ya que si lo haces, al irse acumulando esta llegar a tapar las coladeras y desagües, provocando así inundaciones en las vialidades.

.

patrocinadores
Derechos Reservados Fundación Televisa