El valor de la disciplina

Reflexiona: Por fuera y por dentro

Fuente: www.valores.com.mx

 

 

El orden y la disciplina contribuyen al buen funcionamiento de todo. Si tus padres o tus maestros te indican cuáles son las reglas a seguir, ejerce el valor del respeto y hazles caso. Pero recuerda que no toda la disciplina es obediencia a los demás, también es un compromiso que tú mismo te impones. Por ejemplo, puedes ponerte la meta de mejorar tu desempeño en un deporte y entrenar con orden para lograrlo. Puedes ponerte la meta de guardar un poco de dinero para adquirir algo que te gusta, o evitar algún alimento que te agrada pero puede hacerte daño, como los chilitos en polvo que dan dolor de estómago. El orden y la disciplina funcionan hacia adentro cuando te entrenas para el autocontrol y sabes manejar tus deseos, tu carácter, tus emociones y las actitudes con las que respondes a lo que ocurre. Es decir, a veces tu guía serán tus padres y maestros, pero a veces, tú serás tu propio guía.


Aunque tu lucha por mantener el orden en todos los aspectos de tu vida nunca debe detenerse, recuerda que nadie es perfecto y piensa que cada error abre una oportunidad. Pide consejos sobre orden y disciplina a tus mayores de confianza y nunca aceptes que te peguen o te ofendan. Si recibes maltrato en tu escuela infórmalo a tu familia. Si recibes maltrato en tu casa infórmalo en la escuela. Los consejos pacientes y cariñosos bastan para convertirte en una persona disciplinada y organizada.

 

 

“Un ninja es honesto y bueno. Su mente, cuerpo y espíritu son uno mismo. Tiene autocontrol. Tiene disciplina.”
3 Ninjas, 1992

 

 

 

 

 

 

patrocinadores
Derechos Reservados Fundación Televisa