Guayaberas femeninas

 
 
 
por: Gabriela Casavantes
Fuente: Agencias
 

El diseñador Arcadio Díaz adaptó a la mujer esta prenda masculina, con líneas sensuales y sin traicionar la naturaleza de la pieza

 

Arcadio Díaz le ha dado un cambio definitivo a la guayabera, adaptando esta prenda tan masculina al talle y al gusto de la mujer, y logrando destacar con ella las delicadas formas femeninas.

Este diseñador de modas nació en la República Dominicana y se formó en Nueva York y Europa. Ha mostrado sus creaciones en las pasarelas de París y España, y actualmente reside en Venezuela.

Historia de la guayabera

Esta famosa pieza se confeccionó alrededor de 1790 en Cuba, donde el clima es muy caluroso, pero se necesitaba usar una camisa de manga larga y bolsillos amplios para cargar el tabaco. Su nombre viene de los yayaberos, habitantes del río Yayabo.

La guayabera se convirtió en una prenda representativa del vestir caribeño y en un clásico de la costura latinoamericana. Su fama ha crecido tanto, que cada 1° de julio se celebra en Cuba el día de la guayabera.

Guayabera, Caribe y sensualidad

Con respecto a esta exquisita prenda, Arcadio Díaz asegura que “la mujer latina es práctica y se niega a usar vestimentas que la limiten; entonces qué mejor que ofrecerle una pieza cómoda y fresca, pero a la vez delicada y que muestre su talle femenino”.

Para este talentoso diseñador fue un gran desafío acercar esta pieza tradicionalmente masculina a la mujer, pero con líneas sensuales y sin traicionar la naturaleza de la guayabera.

“El efecto que aspiro a lograr en el cuerpo de una mujer que viste guayabera es que sea una prenda ceñida a su cuerpo y, sin importar el lugar donde la use, exprese sol, mar, alegría, sensualidad y la mágica sangre caribeña corriendo por las venas de la mujer sin barreras de ningún tipo”, afirma.

Para Arcadio Díaz la imaginación no tiene límites; ha diseñado guayaberas deportivas, guayaberas-vestido, conjuntos completos de guayabera y falda, e incluso un traje de novia estilo guayabera, de seda natural color champaña.

 

 
 
 
Una pieza cómoda y fresca, pero a la vez delicada y femenina.
Una pieza cómoda y fresca, pero a la vez delicada y femenina.
Foto: EFE
Fotogalería Videos