Un vestido para cada personalidad

 
 
 
por: Gabriela Casavantes
Fuente: Agencias
 

Tu atuendo de novia debe ser una creación única para un día único, conforme a tu propio estilo y sin disfrazarte

 

Da clic en la fotogalería Las musas blancas de Carolina Herrera

La moda nupcial está marcada por las tendencias de las pasarelas europeas y bajo la influencia de los diseñadores de alta costura. Sin embargo, la forma, el corte, los materiales y los complementos de tu atuendo deben reflejar tu estilo de vida y la época actual que estás viviendo, expresando siempre tu feminidad.

Glamorosa, vanguardista, ingenua, sensual o recatada, cualquiera que sea tu personalidad, debes reafirmarla el día de tu boda. Elige tu atuendo de novia de acuerdo a tu estilo propio:

Distinguida

Tu estilo: Eres una mujer clásica y refinada.
Diseño: Para ti fueron creados los modelos inspirados en los elegantes vestidos de baile del siglo XVIII y el vestuario de los ballets rusos que hicieron furor en París. Puedes lucir dos versiones del mismo vestido: para la ceremonia uno más recatado con manga larga y cauda, y para la fiesta otro con un corsé escotado y sin cauda.
Textiles: Sigue la tendencia de los trajes elaborados con tejidos lujosos en tonos plata o tornasolados, como los brocados, el damasco, el satín y los preciosos encajes.
Falda: Si no usas cauda, lleva la falda más larga por detrás y durante el festejo recógela en un moño en la parte baja de tu espalda para darte una forma más amplia.
Crinolina: Se vuelve a usar la crinolina y si lo deseas sólo en la parte trasera de la falda. También la “enagua” de aros, que le da a la falda una forma de triángulo de base ancha.
Velo: Usa uno elaborado a mano y llévalo largo, prendido en la parte baja de la cabeza y con flores de naranjo.

Elegante

Tu estilo: Lo tuyo es lo ornamentado y te fascina lo ostentoso.
Diseño: Lleva un vestido con múltiples adornos y lazos, pero ceñido al cuerpo, sin costura horizontal en la cintura, sino con pinzas verticales para ajustarse a ésta, realzando también tus caderas y busto.
Falda: Procura que su parte posterior tenga un mayor volumen.

Recatada

Tu estilo: Eres una mujer modesta, piadosa y sumisa, por lo tanto lleva un vestido que refleje tu moral y aceptación de los valores.
Diseño: Expresa tu pureza virginal con un modelo de cuello alto y manga larga, incluso tus manos pueden quedar cubiertas con la manga o con unos guantes.
Falda: Son ideales para ti las de línea de "embudo invertido", pues hacen tu figura más esbelta.
Velo: En tu estilo el velo es obligatorio, llévalo prendido sobre un peinado complicado.
Ramo: Te dará mucho decoro un ramo voluminoso pero bien recogido con cintas.

Sexy

Tu estilo: Eres una mujer sensual, y en tu boda no debes dejar de mostrarte seductora.
Diseño: Deja a un lado las formas voluminosas y los atuendos artificiosos. Lleva un vestido con un ajustado corsé que trazará tu cuerpo en forma de “S” y realzará tu busto, mostrándote ultra femenina.
Falda: Llévala abultada en la parte posterior sobre tu derriere.
Textiles: Elige los más ligeros, vaporosos y sugerentes, como el tul bordado.
Velo: De tul de seda con un poco de encaje. Intégralo a tu silueta dejando que caiga elegante y ligero sobre tu espalda.

Vanguardista

Tu estilo: Eres una mujer moderna, cosmopolita y chic.
Diseño: Si estás en tus happy twenties lleva un estilo natural y naive que rechace cualquier realce del busto o de la cintura, pero que esta extrema simplicidad contraste con abundantes adornos (perlas, pedrería, hilos de plata) para romper con la sobriedad.
Velo: Luce al máximo este diseño con un velo simple pero muy largo.

Glamorosa

Tu estilo: Te fascina el look lujoso y artificioso pero muy femenino del cine de Hollywood.
Diseño: Triunfa con un vestido de película del estilo de los sofisticados trajes de noche de las actrices norteamericanas: mangas exuberantes, falda acampanada y cintura estrecha para remarcar tus formas.
Textiles: Opta por materiales como la organza o el plumetti, o permítete el lujo de un vestido de satín, pues por su pureza te impondrás como reina.
Complementos: Que tu look coqueto y desenvuelto no te haga renunciar a la tradición de llevar un velo, pero que sea de nylon.

Clásica

Tu estilo: Siempre denotas la elegancia en la simplicidad de las formas.
Diseño: Un magnífico vestido de inspiración conservadora, de líneas puras y libres de decorado. Haz que las miradas se centren en la arquitectura del vestido y en su corte perfecto, prescindiendo de la opresión de los corsés y de la ornamentación barroca.
Falda: Olvídate de las grandes faldas y busca una en línea “A”.
Velo: Llévalo corto, de poliéster y compuesto de varias capas.

 
 
 
Vestido de satín de seda color marfil, con velo de tul de seda.
Vestido de satín de seda color marfil, con velo de tul de seda.
Foto: AP
Fotogalería Videos