Pompis respingonas

 
 
 
por: Gabriela Casavantes
Fuente: Agencias
 

También a los glúteos la ley de la gravedad les afecta y necesitan cuidados. Mantenerlos moldeados y firmes es difícil, mas no imposible

 

Da clic en la fotogalería Derroche de sensualidad

Hay varias cosas que cambian la forma redonda de los glúteos: la celulitis, las adiposidades, la vida sedentaria, los cambios bruscos de peso, la genética y el envejecimiento; todos ellos afectan a los tejidos de las pompis, haciendo que se aplanen y se caigan. La piel, los músculos y la grasa pierden poco a poco la forma redonda y aspecto firme del trasero ideal.

Tu derriére necesita cuidados diarios, pues junto con el busto, son el objetivo principal de la ley de la gravedad. Mantener tus glúteos moldeados y respingones no es fácil, pero tampoco imposible.

Cuidados continuos

Para empezar, es imprescindible que frotes a diario tus glúteos con un guante de crin en movimientos ascendentes para estimular la circulación, oxigenar los tejidos y suavizar la piel.

Es conveniente que te realices dos veces por semana esta exfoliación que acabe con las células muertas, así tu piel estará en condiciones óptimas para recibir los beneficios de las cremas hidratantes y anticelulíticas.

A continuación aplícate una crema que tonifique tus glúteos y caderas y combata la celulitis, una línea de tratamientos remodeladores con doble acción anti-piel de naranja y tensores, que primero desinflan el exceso de volumen y después reajustan la piel son lo ideal. Al desalojar las grasas almacenadas, activan las fibras de colágeno, sujetando la envoltura cutánea y ya moldeada la figura, las curvas de la silueta se afinan.

¡Firmes ya!

Si tu objetivo es tener unas pompis de lo más firmes, lo mejor es que recurras al ejercicio. Realiza esta rutina que reduce la grasa y tonifica tu piel:

  1. Sube y baja escaleras de puntas y camina por una pendiente hacia arriba. Hazlo a cualquier hora del día. 
  2. Contrae los músculos de los glúteos, cuenta hasta 10 y relaja. Repite 10 veces seguidas, varias veces al día.
  3. Ponte de rodillas con las manos apoyadas en el suelo, la espalda recta y la cabeza levantada. Intenta mirar al techo, eleva una pierna, flexionada en forma de “L”. Cuenta hasta 10 y luego relaja. Repite 30 veces, alternando la pierna derecha y la izquierda, todos los días por la mañana y por la noche.

En manos profesionales

Si crees que estos hábitos y el ejercicio no son suficientes para modelar tus glúteos, lo mejor es que acudas a una clínica de belleza donde también te ayuden a ponerlos firmes. En estos lugares tienen equipos que al mismo tiempo que modelan los glúteos mejoran la circulación sanguínea, reducen la celulitis y la grasa; además tonifican, hidratan y tersan tu piel, pero necesitas por lo menos 10 sesiones para lograr todo esto.

Estos tratamientos también se complementan con una exfoliación con sal marina, estimulación de puntos energéticos con técnicas orientales, aplicación de aceites esenciales con efecto drenante y eliminación de líquidos con mascarillas.

¿Decidida por la cirugía?

¿Definitivamente con el ejercicio y los tratamientos no has satisfecho tu objetivo de levantar los glúteos tanto como deseas? Entonces la última palabra la tiene el cirujano plástico. El Dr. Miguel Chamosa Martín, cirujano plástico estético, recomienda un tratamiento integral mediante una lipo-gluteoplastia, en el que se esculpen los glúteos, se elimina el tejido adiposo sobrante y se aumenta el volumen donde se necesita. Esta técnica eleva el glúteo y evita los riesgos de las prótesis.

“La lipo-gluteoplastia combina dos técnicas: primero esculpe el sobrante de grasa mediante una liposucción, buscando la forma redonda que caracteriza a las nalgas y después injerta grasa selecta entre los músculos del glúteo”, explica el Dr. Chamosa. La intervención suele durar dos horas, requiere anestesia local y sedación. Durante el postoperatorio la paciente debe llevar una faja de compresión por tres semanas y luego podrá hacer su vida normal.

 

 
 
 
Una de las partes más atractivas de la anatomía femenina.
Una de las partes más atractivas de la anatomía femenina.
Foto: The Grosby Group
Fotogalería Videos