El clóset del bebé

 
 
 
por: Redacción
Fuente: Agencias
 

Tips para organizar su recámara, de forma que puedas encontrar todas sus cosas y tenerlas listas antes de que tu niño las necesite

 

Da clic en el test ¿Qué tipo de Pony es tu hija?

Los pequeños de la casa te obligan a llevar un ritmo frenético. Todas sus cosas deben estar listas un minuto antes de que él las necesite. Por eso debes pensar bien cómo organizar su recámara, de forma que puedas encontrar todas sus cosas al instante.

Tu bebé llega a cambiar los hábitos de la casa. Por eso, tener bien ordenadas sus cosas te ayudará mucho a ser rápida en las reacciones. Su ropa diaria debe estar perfectamente ordenada.

No busques

Desde bebés y hasta los dos años aproximadamente, un vistazo sobre el clóset te debe llevar a lo que necesitas: unos botines, un pantalón o un suéter. Debes poder alargar el brazo y tomar de inmediato lo que requieres.

A esa edad, los cambios de ropa son inevitables varias veces al día. Una mancha durante la comida, el gatear continuo o la necesidad de ir al baño impiden que la ropa de la mañana llegue intacta hasta la noche.

Puertas abiertas

Las nuevas tendencias de decoración de interiores centran sus propuestas en tonos coloridos. Los tonos claros o las maderas tratadas ofrecen un ambiente informal, cálido y limpio.

Lo más práctico son los clósets sin puertas para la recámara del bebé. No te preocupes porque a la ropa le caiga polvo, no dará tiempo. No tienes que angustiarte pensando que tener clósets de puertas abiertas te obligan a un orden pulcro y meticuloso. La propia actividad del bebé te hará mantener su ropita organizada muy distinta que en tu propio guardarropa.

Todo por grupos

Te será más sencillo colocar su ropita por prendas: vestidos con vestidos, blusas con blusas, camisetas con camisetas, en lugar de ordenar por colores. Además los diseñadores de ropa de bebé la fabrican tan colorida, que te será difícil ordenarla por tonos.

La parte baja del clóset es ideal para colocar sus zapatitos. La solución perfecta es poner los pares alineados o en unas prácticas cajas.

Hazlo independiente

Poco a poco tu bebé correrá por la casa y tendrá ganas de ser independiente y ayudar. Una manera de motivar su iniciativa e independizarlo de sus padres es ayudarle a saber dónde están sus cosas.

Convierte sus pequeñas obligaciones en un juego, con clósets de puertas abiertas, cajones bajos y muebles de diseños divertidos. Las pequeñas rutinas lo harán sentirse mayor e ir adquiriendo pequeñas responsabilidades, como buscar su pijama antes del baño nocturno, tomar sus calcetines o saber dónde se guardan las pantuflas. Y cuando crezca, los pequeños muebles a su altura lo harán ser más independiente.

Ya no lo necesita

El crecimiento de los niños es tan constante que antes de que finalice una temporada, parte de sus prendas ya le quedarán pequeñas.

Olvídate de colocar a la vista la ropa que ya no puedes ponerle y libera espacio, lo vas a necesitar. Si piensas tener más niños, guárdala en una caja a lo alto del clóset para que no estorbe.

 

 

 

 

 

 
 
 
Acomódalo todo de forma que con echar un solo vistazo, encuentres lo que buscas.
Acomódalo todo de forma que con echar un solo vistazo, encuentres lo que buscas.
Foto: AP
Fotogalería Videos