Desayuno y lunch ideales para tus hijos

 
 
 
por: Jimena Carmona
Fuente: Agencias
 

Si quieres que rinda de manera óptima en la escuela, dale una alimentación saludable y balanceada, con estas opciones ricas y divertidas

 

El desayuno es el alimento más importante, ya que los nutrientes para tener un desarrollo físico y mental óptimo se obtienen de los componentes que el niño consume al comenzar el día.

Por qué deben desayunar

Especialmente para los niños, es mucho más importante adquirir nutrientes que les ayuden a mejorar su rendimiento y les aporten diversos beneficios para su crecimiento:

¡Calificaciones de 10! Los niños que tienen un buen desayuno están más alerta y listos para aprender. Son mejores estudiantes, en los exámenes se muestran más seguros de sus conocimientos y obtienen mejores calificaciones.

Bien portaditos: Los niños que desayunan tienen una actitud más positiva y tienden a causar menos problemas en la escuela.

Con mucha energía: Al desayunar, los niños reciben las calorías necesarias para mantenerse activos y jugar durante toda la mañana. Las calorías de reserva que no utilizan durante las clases son ideales para que lleguen a casa con más ánimos para hacer la tarea o asistir a clases de danza, karate o natación que complementan su desarrollo físico y mental.

Una mejor alimentación: Si tu hijo adquiere como un hábito de salud desayunar balanceadamente, tendrá los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para rendir todo el día. Los niños que no desayunan consumen los nutrientes suficientes con los demás alimentos.

En su peso ideal: Los niños que desayunan balanceado tienen mayor tendencia a lograr un peso saludable y se conservan esbeltos la mayor parte de su vida, ya que adoptan hábitos de alimentación sanos.

El lunch ideal

Para que tus hijos desayunen balanceadamente todos los días, éstas son algunas opciones que les aportarán los carbohidratos y las proteínas, necesarios para concentrarse en la escuela; prepáralas cada día:

Lunes: Sándwich hecho con pan integral, jamón, queso panela, lechuga, jitomate y aguacate. Una pieza de fruta o un jugo.

Martes: Una barra de cereal, jícama, pepino, zanahoria y apio rallado, con limón y un jugo.

Miércoles: Malteada de leche, una barra de amaranto y un plátano.

Jueves: Sándwich integral de crema de cacahuate, una manzana y una cajita de leche.

Viernes: Yogurt para beber, galletas de avena y una ensalada de frutas.

 

 
 
 
Si varías el lunch de tu pequeño crecerá sano y fuerte.
Si varías el lunch de tu pequeño crecerá sano y fuerte.
Foto: AP
Fotogalería Videos