Alimentación y cáncer de seno

 
 
 
por: Gabriela Casavantes
Fuente: esmas.com
 

¿Sabías que eres lo que comes? La alimentación es lo que más influye en tu salud y es clave para protegerte contra el cáncer de seno

 

Da clic en el test ¿Cuidas tu salud y tu belleza?

Múltiples estudios han descubierto que los siguientes son los alimentos más saludables que se conocen como anticancerígenos, pues tal es su poder que actúan como potentes armas para prevenir sobre todo el cáncer de seno:

Pescados azules. El cáncer de seno es casi desconocido para los esquimales de Alaska y Groenlandia, porque consumen habitualmente pescados azules (salmón, sardina, atún), que son ricos en ácidos grasos Omega-3, uno de los nutrientes más eficaces para combatir el cáncer.

Aceite de oliva. ¿Quieres más razones para amarlo? Consúmelo a diario y tendrás menos riesgo de padecer cáncer de seno a lo largo de tu vida. Es un escudo natural contra el cáncer, es el secreto para oxidarte menos y vivir más.

Brócoli. Es el anticancerígeno número uno y tal es su poder, que algunos laboratorios están desarrollando medicamentos para prevenir el cáncer, basados en los compuestos que contiene.

Coles. La col, el repollo, las coles de Bruselas, la coliflor, el colinabo y la col china tienen virtudes protectoras y son potentes armas para prevenir el cáncer.

Cebolla, ajo y poro. Estimulan las defensas naturales y protegen a las células de sus principales enemigos como el cáncer.

Leguminosas. Los frijoles, lentejas, garbanzos, habas, alubias y chícharos tienen poderosos antioxidantes y fitoestrógenos con un poder anticancerígeno probado. Comer leguminosas dos o más veces a la semana te da un 35% menos riesgos de desarrollar cáncer de seno.

Naranja. Una naranja al día es uno de los mejores guardianes del organismo. Es rica en antioxidantes y otros nutrientes, y por lo tanto ayuda a prevenir el cáncer.

Bioflavonoides. Estudios recientes indican que estos compuestos vegetales se han mostrado activos contra el cáncer de seno. Están presentes en el vino tinto, té, frutas y verduras, sobre todo cítricos, arándanos, lechuga y apio.

Leche de soya. Cuanta más leche de soya consumas, menos riesgo tienes de sufrir cáncer de seno. Esta bebida es uno de los mayores aliados de la salud, porque contiene fitoestrógenos, que son compuestos similares a las hormonas.

Yogurt. Muchos estudios lo establecen como un gran aliado para reducir el riesgo de cáncer de mama o retardar la reaparición de ciertos tumores.

 

 
 
 
El cáncer de seno es casi desconocido en Alaska gracias a los pescados azules.
El cáncer de seno es casi desconocido en Alaska gracias a los pescados azules.
Foto: © Stockbyte
Fotogalería Videos