Cuida tus ojos

 
 
 
por: Gabriela Casavantes
Fuente: esmas.com
 

Los ojos son una parte muy delicada del cuerpo. Sólo tienes un par, y si quieres que te duren toda la vida, protégelos al máximo

 

Da clic en la fotogalería Unas cejas bellamente definidas

Aunque no seamos conscientes de ello, nuestros ojos están continuamente expuestos a agentes agresivos que pueden dañarlos:

Manos sucias: Las manos son la principal fuente de contaminación por la que se llevan a los ojos infecciones producidas por hongos, bacterias y virus.
Aire, animales y plantas: Practicar actividades al aire libre y tener contacto con animales y plantas, aumenta el riesgo de contraer una infección o una alergia ocular.
Computadora: La constante exposición a los monitores de las computadoras produce ojos irritados, resecos, comezón, ardor, visión borrosa o doble, vista fatigada, dolor en los ojos, sensibilidad a la luz y molestias al usar lentes de contacto.

Buenos hábitos

Sigue estas medidas esenciales para mantener tu vista saludable y algunos consejos para lucirlos hermosos.

Higiene: Lávate las manos frecuentemente para prevenir infecciones oculares. Jamás te frotes los ojos, pero si te los tocas procura que sea con las manos y uñas bien limpias. Tus gafas deben estar siempre pulcras. No duermas con mascotas en tu cama ni en tu habitación, pues en su pelo tienen bacterias que pueden contaminar tus ojos.
Cosméticos: Usa maquillaje de buena calidad, cuida no aplicarte en exceso y no utilices cosméticos con tus amigas.
Lentes de contacto: Las personas que usan lentes de contacto son más susceptibles a infecciones. No los manipules con las manos sucias ni te los dejes puestos al desmaquillarte o al dormir, para permitir que tus ojos respiren.
Aire, polvo y humo: Evita el viento, aire acondicionado, calefacción, sauna, polvo y humo, tanto en casa como en lugares públicos.
Iluminación: Lee siempre con una luz adecuada, pues tanto la luz insuficiente como la excesiva son igual de dañinas para la vista. No veas directamente al sol, ya que puedes dañarte la retina hasta perder la visión.
Pantallas: Suaviza la luminosidad de la televisión y la computadora y elimina los reflejos de lámparas y ventanas. Ilumina el ambiente para evitar un trabajar en la oscuridad. No te acerques a más de 50 cm del monitor. Al trabajar en la computadora, cada tres horas dale un descanso de 20 minutos a tu vista, haciendo otras actividades y parpadeando con rapidez durante dos minutos.
Protégete: En días soleados y nublados, siempre usa lentes oscuros con protección UV.
Googles: En las albercas utiliza googles para evitar el contacto de tus ojos con el agua clorinada y las bacterias. Al colocártelos procura no succionar demasiado tus párpados, y al quitártelos cuida que no se te vayan a escapar y golpear tus ojos.
Mascarillas: Refresca tus párpados ojerosos e inflamados con cremas especiales o ingredientes naturales como rebanadas de pepino o papa, o bolsitas de té de manzanilla o negro.
Alimentación: Lleva una alimentación rica en vitamina A (zanahoria, leche, pescado, huevo) y minerales (papa, plátano), pues ayuda a una buena lubricación de los ojos.

Prevén accidentes

• Usa lentes protectores para hacer labores riesgosas en casa o en el trabajo.
• Ten mucho cuidado al abrir pegamentos o sustancias tóxicas que te puedan salpicar el ojo.
• En la cocina cuida que no te salte aceite o agua caliente.
• No te acerques demasiado a chimeneas o fogatas, pueden despedir chispas.
• Evita que las mascotas te lesionen con arañazos en el globo ocular.
• Aléjate de las plantas con espinas o de las que segregan sabia, pues es peligrosa para los ojos.
• Cierra los ojos en cuanto sientas volar viento o polvo, y cuando enciendas el aire acondicionado del auto.
• En caso de que se te introduzca una basurita nunca te frotes el ojo. Trata de sacarla con la punta de un pañuelo desechable. Si no logras hacerlo, acude inmediatamente con un especialista.

El oftalmólogo: indispensable

Por lo menos una vez al año acude al médico a revisar tus ojos para detectar variaciones en tu vista o si necesitas lentes. Pero también hazlo ante cualquier síntoma para evitar complicaciones mayores, o detectar si no padeces alguna de las enfermedades oculares comunes como conjuntivitis, catarata, glaucoma, desprendimiento de retina o estrabismo.

Todo medicamento debe ser recetado por el médico, pues es peligroso automedicarse con cualquier sustancia en los ojos. Para aliviar pequeñas molestias como fatiga, comezón u ojos arenosos, puedes usar a lo largo del día gotas oftálmicas humectantes o lágrimas artificiales que lubrican y crean una capa protectora sobre la superficie ocular. Pero no abuses de ellas, pues tu ojo se acostumbrará a dejar de producir sus propias lágrimas.

 
 
 
Por lo menos una vez al año acude al médico a revisar tus ojos.
Por lo menos una vez al año acude al médico a revisar tus ojos.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos