¿Me aumento el busto?

 
 
 
por: Redacción Esmas.com
Fuente: Agencias
 

Silicona, ácido hialurónico y grasa humana son las técnicas utilizadas para aumentar busto, glúteos o pantorrillas, ¿cuál es la mejor?

 

Da clic en el test ¿Cuánto te quieres a ti misma?

La silicona

Hay muchos mitos sobre la silicona utilizada en cirugía estética. Se habla de complicaciones y riesgos para la salud, pero el número de mujeres que se someten a intervenciones para moldear su cuerpo con esta sustancia crece cada día más en todo el mundo.

Es muy importante distinguir la silicona líquida de la silicona en gel. La primera está totalmente prohibida tanto en Europa como en Estados Unidos, por ser la causante de todas las complicaciones que han deformado cuerpos y dañan la salud. En cambio las prótesis de silicona en gel han alcanzado un alto grado de calidad y satisfacción entre las mujeres operadas.

Una de las principales cualidades de la silicona es su maleabilidad. Las prótesis rellenas con gel de silicona son muy utilizadas en busto, glúteos o pantorrillas en el caso de las mujeres, y pectorales y hombros en el caso de los hombres.

El gel de silicona tiene como ventaja principal una larga duración, de hecho no se necesita volver a operar hasta los 10 años. Además las pacientes pueden escoger la talla y la forma exactas de las prótesis.

Malas prácticas

Un tema muy diferente es la silicona líquida, una sustancia que ha demostrado ser peligrosa para el cuerpo humano, ha sido utilizada desde hace muchos años para realzar la figura y aún se aplica en muchos salones de belleza por no profesionales.

Según el doctor Ramón Vila Rovira, cirujano plástico y estético, “se trata de una cuestión grave que afecta la salud de las pacientes, engañadas por precios más baratos y promesas de calidad inexistentes. La silicona líquida puede producir siliconomas, unos coágulos que se pueden extender por todo el cuerpo, causando deformaciones y varias complicaciones. Muchas mujeres con la cara hecha un desastre pasan por mi consultorio para que intente reparar los desastres producidos por las inyecciones de silicona líquida, nociva para la salud”, dice el doctor.

El buen uso de la silicona es en forma de prótesis rellenas de gel de silicona, pero es importantísimo que sea un profesional quien la aplique. Sólo en el 5% de las mujeres aparecen complicaciones como infecciones o encapsulaciones, que es cuando la prótesis cicatriza, se enquista y se vuelve tan dura como una piedra, teniendo que recurrir a una operación para extraerla.

Nuevas tendencias: el gel hialurónico

La cirugía estética sigue evolucionando y la silicona ya está quedando en desuso, gracias a nuevas técnicas como el gel hialurónico, que está dando mejores resultados cada día.

En el caso de los labios y los pómulos, el gel de ácido hialurónico se absorbe con muy buenos resultados y se puede escoger la cantidad, que debe ser renovada cada seis meses o un año, aproximadamente.

Una sesión de gel de ácido hialurónico puede costar unos 400 euros, lo mismo que una sesión de Botox.

Técnica del futuro: la grasa corporal

Pero la revolución más importante, según el doctor Vila Rovira, es el aprovechamiento de la grasa de la propia paciente. La operación es simple, se hace una liposucción en alguna parte del cuerpo, la grasa extraída se trata con células madre y se vuelve a aplicar en la parte deseada. Aunque no es fácil asegurar qué volumen va a ser el definitivo ya que de la grasa aplicada, una parte es absorbida por el cuerpo, es una técnica que garantiza que no haya rechazo de la sustancia, pues pertenece al propio organismo.

“En los glúteos parece dar mejores resultados que las prótesis hasta ahora utilizadas, aunque de momento sólo hemos hecho ocho operaciones”, explica el doctor Vila Rovira. “Sólo en el caso de los implantes mamarios no se usa esta técnica, debido a que puede entorpecer la detección de un cáncer en pruebas como la mamografía”.

Para el resto del cuerpo, la tendencia mundial de las mejores clínicas es el moldeamiento con grasa humana, la forma más natural y menos agresiva para el organismo. “La propia grasa corporal es la técnica del futuro”, afirma el doctor Vila Rovira. Su precio se eleva un poco por el uso de anestesia local.

Riesgos de la operación

Es importante que tomes en cuenta que cualquier intervención quirúrgica tiene sus riesgos, que también van relacionados con el estado de la paciente. La anestesia, las infecciones durante la recuperación, las reacciones extrañas o el dolor son efectos que pueden surgir por un aumento de pechos, glúteos o pantorrillas.

 

 

 

 

 

 
 
 
Con el gel de silicona se escoge la talla y la forma exactas de las prótesis.
Con el gel de silicona se escoge la talla y la forma exactas de las prótesis.
Foto: EFE
Fotogalería Videos