No pelees con tu pareja

 
 
 
por: Redacción Esmas.com
Fuente: Agencias
 

Si eres de las que comienza una plática y termina en discusión, estas claves para lograr una buena comunicación te serán de gran utilidad

 

Da clic en el test ¿Qué tan inteligente eres en tu relación?

Al pasar los años, las relaciones van tomando un rumbo diferente y lo que antes no causaba conflicto hoy puede desencadenar una pelea campal entre tu pareja y tú, sin razón aparente.

Si tus discusiones comienzan por la misma razón, al finalizar te sientes la víctima y todo se sale de control, llegando a gritos o agresión verbal, es necesario poner el freno de mano para no perder la confianza y respeto en tu relación.

Del odio al amor, sólo hay un paso

Para terminar con los conflictos es necesario que con total sinceridad, analicen qué desencadena la discusión e identifiquen quién es el que da inicio a las peleas, no tolera una opinión o no es capaz de ponerse en los zapatos del otro para encontrar una solución.

Si desean saber cómo poner fin a la discusión, sigan estos consejos:

1. Tomen lápiz y papel y escriban todos los puntos que les desagradan del otro, para identificarlos y comentarlos sin llegar a discutir. Recuerden que éste es un ejercicio de tolerancia, amor y respeto, necesarios para cuidar su relación.

2. Identifiquen en qué medida es uno mismo el responsable de las discusiones violentas o tensas.

3. Acepten cada uno el peso que tiene su conducta y desencadena las peleas, con total humildad y sinceridad.

4. Contesten las siguientes preguntas:

  • ¿Quién de los dos comienza casi siempre las discusiones?
  • ¿Tu molestia desaparece o se mantiene por mucho tiempo después del conflicto?
  • ¿Quién suele dar el primer paso para reconciliarse después de las tormentas?
  • ¿Te gustan los conflictos y no sabes mantener una relación sin pelearte?

Tips para no pelear

1. Comunicarte con tu pareja es algo vital para que la relación funcione y avance, y es necesario que expreses lo que quieres y también escuches el punto de vista de tu pareja, sin llegar a la pelea o al enfrentamiento, ya que esto es clave para que la comunicación funcione bien.

2. Si tienes un carácter impulsivo, detente unos segundos antes de molestarte y gritar y piensa bien en lo que vas a decir para evita atacar verbalmente a tu pareja.

3. Es muy probable que el solo hecho de “contar hasta 10” y detenerte a reflexionar unos instantes te ayude a relajarte y pensar bien lo que quieres decir.

4. Si por el contrario, tiendes a quedarte callada, haz un esfuerzo y habla de lo que sientes, para no caer en el papel de víctima sumisa.

5. Comienza a hablar aunque no tengas demasiado claro lo que vas a expresar y ve introduciendo frases que interrumpan el monólogo del otro. Pronto te descubrirás a ti misma manifestando y defendiendo tus opiniones. Recuerda: sin gritar.

6. A veces el orgullo hace que nos cueste reconocer algunos errores o pedir disculpas por lo que deja a un lado el ego y sé comprensiva con tu pareja para lograr un acuerdo.

7. Utiliza el sentido del humor y la imaginación, a menudo es el mejor camino para hacer las paces con tu pareja. Intenta reírte y no dramatices las situaciones.

8. Si alguno de los dos se va al trabajo de mal humor o el corazón dolido por una discusión “mañanera”, las cuales hay que evitar a toda costa porque tienden a proyectar su sombra durante toda el día, eviten que el reencuentro por la tarde vuelva a ser conflictivo.

  

 
 
 
Evita dramatizar el conflicto y comunícate sin gritar.
Evita dramatizar el conflicto y comunícate sin gritar.
Foto: AP
Fotogalería Videos