Sexo en el trabajo

 
 
 
por: Redacción Esmas.com
Fuente: esmas.com
 

'Mi jefa se inclina para dejarme ver su escote y en las juntas nadie sabe lo que está pasando de nuestra cintura para abajo'

 

Da clic en la fotogalería Nuevos consejos para seducir

Los resultados de una reciente encuesta revelaron que el 90% de la población estadounidense que trabaja, admite haber tenido relaciones sexuales con un compañero de trabajo en las instalaciones de su oficina.

La mayoría de ellos asegura no tener ningún prejuicio sobre disfrutar de encuentros íntimos en su espacio laboral. En esta encuesta participaron más de 31 mil personas entre los 33 y 36 años de edad. Veamos algunas de las experiencias propias que narraron los encuestados:

‘Mi esposa y yo nos conocimos en el trabajo y nos enamoramos perdidamente. La atracción física entre nosotros era tan fuerte que hacíamos el amor donde podíamos: bajo mi escritorio, sobre el de alguien más, en una silla, en el clóset de los trapeadores, incluso una vez lo hicimos sobre la mesa de la sala de juntas de dirección... ¡¡¡uuufff... ardiente!!!’. Andrés, ingeniero en telecomunicaciones, 33 años.

‘Una vez tuve un amorío con el chico de las copias, sus pompis eran tan sensuales que no pude resistirme. Nos encerramos en su cubículo y él colocó un letrero que anunciaba que había salido a comer, sin embargo estoy segura de que mis gritos se escuchaban claramente afuera. Nunca antes había notado la altura tan magnífica que tienen las fotocopiadoras’. Betty, licenciada en derecho, 36 años.

‘Tener una historia amorosa en la oficina ha sido para mí un estímulo para alegrar la jornada y me ayuda a trabajar mejor. Actualmente soy uno de los protagonistas de la clásica relación que jamás pensé que experimentaría: el jefe y su secretaria. No lo hago por quebrantar las leyes de la empresa ni mi matrimonio, simplemente es por la emoción sexual de tenerla a ella sentada sobre mí en el sanitario y cumplir nuestras fantasías sexuales en el lugar menos permitido’. Samuel, arquitecto, 34 años.

‘En mi trabajo anterior, el único lugar disponible para tener apasionadas sesiones de sexo con mi compañero de área eran las escaleras de emergencia, sin cámaras de seguridad, sin nadie que las prefiriera a los elevadores. Pero el sexo jamás nos impidió cumplir con nuestras responsabilidades’. Cecilia, intérprete traductora, 35 años.

‘El sexo más excitante lo viví en el estacionamiento de la empresa, dentro de mi automóvil. El espacio reducido, el calor y el estrés realmente calientan los ánimos. Además tienes las ventajas de que no necesitan pagar un hotel y el auto es bastante útil para desbordar tus pasiones cuando traes el motor encendido. Es algo incómodo, pero cuando surge la emoción, nada más adecuado para el sexo’. Cristina, dermatóloga, 33 años.

‘Las minifaldas alborotan a cualquier hormona despistada, sobre todo si la susodicha tiene un cuerpazo. Mi jefa siempre cruza las piernas frente a mí y se inclina constantemente para dejarme ver su profundo escote. Incluso ha habido juntas en las que nadie sabe todo lo que está pasando de nuestras cinturas para abajo. Mi adrenalina sube a todo lo que da por la tremendamente excitante posibilidad de que nos atrapen’. Javier, ejecutivo de ventas, 34 años

Y tú, ¿alguna vez has tenido una experiencia de este tipo en tu trabajo, te gusta alguien de tu oficina?

 
 
Es común la relación amorosa entre una secretaria y su jefe.
Es común la relación amorosa entre una secretaria y su jefe.
Foto: GETTY IMAGES
Fotogalería Videos