El cangrejo

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Una original e increíblemente placentera posición del Kamasutra, donde haces lo que tu excitación te pide y eres la fuente de placer de tu compañero

 
Postura de espaldas

Él se sienta, estira las piernas y apoya las manos detrás de sus caderas. Tú, con los pies a los lados de sus caderas, te sientas de espaldas sobre su pelvis, apoyas tus manos en sus piernas e introduces su pene en tu vagina.

Movimiento en todas direcciones

Comienza el movimiento del coito impulsándote en sus piernas. Agítate de arriba hacia abajo, de adelante hacia atrás o haz círculos con tu pelvis. Él puede ayudarte levantando sus caderas y muslos o sosteniendo tus caderas.

Control femenino

En esta posición tú eres la dueña de la situación, pues tus movimientos marcan el ritmo del coito y controlas la profundidad de la penetración, así que puedes dar rienda suelta a tu imaginación y fantasías. Haz lo que tu excitación te pida en cada momento y sé la fuente de placer de tu compañero.

Grandiosas sensaciones

En la posición del cangrejo la penetración es profunda porque los movimientos son amplios. La entrada de la vagina y tu punto G son muy bien estimulados. Tu hombre contempla tus nalgas, tu sexo y la penetración, y esto hace crecer su excitación y alcanzar pronto el orgasmo.

Mayor placer

Logra un goce superior añadiéndole al coito estos movimientos que aumentarán la excitación y las sensaciones de ambos:

* Mientras te mueves a lo largo de su pene, varía gradualmente el ángulo de la vagina, inclinando tu espalda hacia adelante, hacia atrás, arquéala o descánsala sobre su pecho.
* Haz que tu hombre acaricie lentamente tus pechos, tu clítoris y tu cuerpo entero.
* Alcanza más rápido el orgasmo estimulándote tú misma manualmente el clítoris.

 
 
Asume el rol activo y marca el ritmo con este sensual juego.
Asume el rol activo y marca el ritmo con este sensual juego.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos