¿Está bien mi busto?

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Si has encontrado alguna irregularidad o cambio repentino en tus senos, no te alarmes, hay muchas anomalías inofensivas

 

Los senos

Descubrí un bultito: La mayoría de los nódulos son benignos. Ya sea un quiste o un fibroadenoma, se deben a cambios hormonales y es posible removerlos con cirugía. Cualquier bulto debe ser revisado por tu ginecólogo de inmediato.
Sufro mucho dolor: Sobre todo los días antes del periodo. Se puede deber a que padeces senos fibroquísticos, es decir, una gran densidad de glándulas mamarias, lo cual no tiene nada que ver con el cáncer. Disminuye el dolor evitando que tu cuerpo retenga agua y se inflame: evita consumir cafeína y toma vitamina E. También pídele a tu médico que te recete un analgésico o una pomada de progesterona.

Los pezones

Son muy obscuros: Los tienes de determinado color dependiendo del tono de tu piel, pueden ser desde rosados hasta cafés oscuro y esto se debe a tus genes. También suelen oscurecerse con el embarazo.
Apuntan en direcciones distintas: No te preocupes si los tuyos no ven hacia enfrente sino hacia otros lados, simplemente son distintos.
Están invertidos: Es normal que estén planos o sumidos, pero si te molesta se puede corregir con cirugía.
Son diferentes: No debes asustarte si son distintos a los de las demás mujeres, ya sean muy grandes, puntiagudos, con un vello muy fino, o presenten pequeños puntitos.
Son muy sensibles al tacto: Lo normal es que se pongan erectos si te da frío, si los roza tu ropa y durante la excitación sexual. Y la sensibilidad no tiene nada que ver con el tamaño de tu busto.

Forma y tamaño

Un seno es más grande que el otro: Es normal y se debe a dos razones: que uno se desarrolló más rápido que el otro, o que uno se inflama más antes de la menstruación. Si esta inflamación no desaparece tras el período, acude con tu doctor.
Mi busto es muy grande: Tus senos dejan de crecer cuando llegas a los 21 años. Pero si pesan demasiado y te están causando problemas en la espalda o los tirantes se te marcan demasiado en los hombros, puedes someterte a una cirugía de reducción.
Son demasiado pequeños: Si tu copa de brassiere es muy chica, no hay forma de hacer crecer tu busto con ejercicios ni con cremas, sólo con implantes. Pero esto no afecta la capacidad para lactar a tu bebé.

La piel

Son fláccidos: A los 30 años empieza su caída natural por la gravedad, pues comienzas a producir menos colágeno que es lo que mantiene a la piel elástica.
Tengo estrías: Se presentan por el aumento rápido de tamaño de tu busto debido a la pubertad, embarazo o aumento de peso. Es mejor prevenirlas aplicándote a diario una crema humectante después del baño.
Me ha salido acné: Entre los 20 y los 30 años padeces de cambios hormonales, por lo tanto tus senos pueden llegar a padecer acné. Puedes aplicarte un medicamento con peróxido de benzoilo para eliminarlo.

No es normal

Consulta a tu ginecólogo inmediatamente si padeces alguna de las siguientes irregularidades:

• Protuberancias o inflamaciones, móviles o dolorosas
• Retracción repentina del pezón
• Hendiduras
• Asperezas o grietas
• Zonas rojizas u obscuras, lunares
• Secreción de un líquido blanquecino u oscuro
• Una súbita asimetría en su forma

El riesgo de contraer cáncer de seno es de 1 en 250. Si tienes un familiar que lo ha padecido, debes realizarte una mamografía cada año. En esta sección te presentaremos la forma de realizarte una auto-exploración mamaria mensual.

 

 
 
No debes asustarte si son distintos a los de las demás mujeres.
No debes asustarte si son distintos a los de las demás mujeres.
Foto: © Photodisc
Fotogalería Videos