Miomas uterinos

 
 
 
por: Gabriela Casavantes
Fuente: Agencias
 

Son tumores benignos muy frecuentes; el 70% de las mujeres los padece. No son cancerosos pero pueden causar molestias y afectar la fertilidad

 

Da clic en el test ¿Cómo vives tu vida? y conoce más de ti

Los miomas o fibromas son una dureza de la musculatura uterina, que se produce por el crecimiento anormal de las células de la matriz. Son redondos, firmes y elásticos. Pueden ser únicos o múltiples y de tamaño variable, desde pocos milímetros de diámetro hasta varios kilos de peso, pero si no se extirpan, pueden llegar a alcanzar un gran tamaño. Deben operarse si son demasiado grandes, si oprimen la vejiga u otros órganos, o si provocan hemorragias.

Causas

Los miomas suelen aparecer alrededor de los 30 años y se relacionan con la predisposición hereditaria. La actividad de los estrógenos favorece su desarrollo, por lo tanto crecen en etapas de exceso de estrógenos en la mujer, es decir, en el embarazo, si se toma una píldora de contenido estrogénico o si se está a punto de llegar a la menopausia. Después de la menopausia los miomas se reducen y pueden llegar a desaparecer solos.

Síntomas

El 30% de las mujeres no presentan síntomas, incluso cuando el mioma es muy grande. Cuando sí hay síntomas, éstos son:

* Aumento del tamaño del abdomen
* Sensación de llenura o presión en el abdomen bajo
* Dolor pélvico
* Estreñimiento crónico
* Dificultad, dolor o deseos frecuentes de orinar
* Flujo o hemorragia no relacionada con la menstruación
* Irregularidades menstruales
* Infertilidad

Diagnóstico

El Dr. Javier Martínez Salazar, del Centro IVI de Madrid, explica que “para realizar un diagnóstico es necesario hacer uno o varios estudios: una ecografía (ultrasonido) vaginal de útero y ovarios, un examen pélvico de palpación del útero, una dilatación y curetaje del cuello uterino, y en algunos casos una endoscopía en la que se introduce un tubo óptico a través del abdomen.”

Infertilidad

Según el Dr. Martínez Salazar, los miomas “no son cancerosos ni afectan la vida, pero pueden causar muchas molestias y perjudicar la fertilidad. De hecho son responsables del 15% de los casos de infertilidad, porque al bloquear las trompas de la mujer, evitan el encuentro del espermatozoide con el óvulo. Al comprimir el útero, también incrementan las posibilidades de sufrir un aborto o un parto prematuro. Igualmente pueden forzar a una mala postura del bebé o alterar su nacimiento.”

Las nuevas cirugías

Hasta ahora los tratamientos más comunes para los miomas eran la laparotomía (apertura de la cavidad abdominal), la miomectomía (extirpación de un mioma único conservando la matriz) y la histerectomía (extracción del útero completo en caso de miomas múltiples, poco accesibles, o si no se desea conservar el útero).

Sin embargo, las nuevas técnicas quirúrgicas permiten extirparlos mediante una laparoscopía, en la que a través de pequeñas incisiones se introducen herramientas quirúrgicas para efectuar la cirugía. Con estas minúsculas incisiones es posible que la paciente regrese a su casa el mismo día de la operación, tenga una rápida recuperación y vuelva a su vida normal en tres días.

 Y tú, ¿cómo cuidas tu salud sexual, te checas constantemente, platicas de lo que te pasa con tu ginecólogo?

 
 
Al bloquear las trompas, evitan el encuentro del espermatozoide con el óvulo.
Al bloquear las trompas, evitan el encuentro del espermatozoide con el óvulo.
Foto: EFE
Fotogalería Videos