Mamografía

 
 
 
por: Redacción Esmas.com
Fuente: Agencias
 

Se recomienda una vez al año en mujeres mayores de 40, pero también se utiliza para evaluar a cualquier mujer con una anomalía mamaria

 

Da clic en la fotogalería Cuida tu busto

La muerte por cáncer de mama sigue siendo uno de los estigmas que más padecemos las mujeres. Sin embargo, su curación se ha hecho más sencilla y efectiva gracias a un mayor control ginecológico que hace posible que las mujeres podamos ir perdiendo el miedo.

La mamografía es la mejor herramienta, sin embargo no detecta todos los tipos de cáncer de mama. Para detectar cuanto antes cualquier anomalía, también son esenciales el ultrasonido (o ecografía), la palpación médica y la autoexploración de seno que debes realizarte tú misma en casa mensualmente.

La mamografía

Es una radiografía para detectar anormalidades en el seno y ayudar a diferenciarlas entre benignas y malignas. Se recomienda una vez al año en mujeres mayores de 40 años, pero también se utiliza para evaluar a cualquier mujer con síntomas de una enfermedad mamaria como un quiste, fibroadenoma, tumor, dolor, secreción o retracción del pezón, cambio de color u hoyuelos en la piel.

Se realiza colocando el seno en una plataforma especial y se comprime con una placa para obtener una imagen lo más clara posible de todo el tejido y que las anomalías pequeñas no queden ocultas. Cada mama es explorada de arriba a abajo y de afuera hacia adentro.

Antes de la mamografía

Los médicos dan estas recomendaciones para realizarse la mamografía:

• No la programes antes de la menstruación, porque en esos días los senos están más densos y sensibles, el mejor momento es una semana después de la menstruación.

• Siempre infórmale al médico si hay alguna posibilidad de que estés embarazada.

• No uses desodorante, talco ni crema humectante en las axilas ni en los pechos el día del examen, estas sustancias pueden aparecer como manchas en la mamografía.

• Indica al médico los síntomas o problemas que tengas en los senos.

• Si tienes mamografías anteriores, llévaselas al especialista para que observe posibles cambios en tus senos.

Los implantes de seno

• Los implantes pueden impedir una lectura correcta de la mamografía, porque la silicona y la solución salina no son transparentes en los rayos X y pueden interferir, especialmente si el implante se colocó delante de los músculos pectorales en lugar de debajo de éstos. Sin embargo actualmente los médicos y radiólogos experimentados saben cómo comprimir los senos cuidadosamente para mejorar la visualización sin romper el implante.

• Si tienes implantes, al hacer la cita para la mamografía, pregunta si el centro médico tiene técnicas especiales para implantes. Antes de realizarte la mamografía, asegúrate de que el técnico tenga experiencia con implantes.

 
 
Es uno de los estigmas que más padecemos las mujeres.
Es uno de los estigmas que más padecemos las mujeres.
Foto: EFE
Fotogalería Videos