Menopausia feliz

 
 
 
por: Jimena Carmona
Fuente: esmas.com
 

Existen alternativas como el yoga y la terapia de reemplazo hormonal que pueden disminuir la depresión e irritabilidad en esta etapa

 

Si has notado que tu mamá pasa por períodos de depresión, irritabilidad o la notas molesta, probablemente esté atravesando por la menopausia, una etapa que ocurre alrededor de los 50 años y se caracteriza por el cese de producción de estrógenos, que regulan diversas funciones del organismo femenino, como el nivel de colesterol en la sangre, la masa ósea e influyen sobre el carácter.

Salud y equilibrio pleno

Contrario a lo que se piensa, la menopausia no tiene por qué ser una etapa molesta, dolorosa o de incomprensión. Existen alternativas como la terapia de reemplazo hormonal, que ayudan a la mujer a vivir en equilibrio físico y emocional.

Hay otros factores como una alimentación balanceada y baja en grasas, hacer ejercicio diariamente, evitar el tabaquismo y mantener una vida sexualmente sana y activa, que ayudan a que la mujer que vive estos cambios hormonales se sienta plena y feliz.

Terapias de reemplazo hormonal

Son una vía fundamental para compensar la ausencia de estrógenos, que disminuyen la irritabilidad, la sudoración nocturna, los cambios de humor, el insomnio y las enfermedades cardiovasculares de manera segura y eficaz.

Una alternativa son los medicamentos que ayudan a evitar la retención de líquidos y el aumento de peso durante esta etapa, retardan los efectos del envejecimiento y combaten la resequedad vaginal para disminuir el dolor durante las relaciones sexuales.

Estos son los únicos tratamientos medicados para mujeres con hipertensión arterial, lo que los hace idóneos para prevenir enfermedades cardiovasculares.

Enfrentando los cambios emocionales

Comparada con el inicio de la adolescencia, la menopausia es una etapa drástica de cambios que llevan a vivir el aumento de estrés, pérdida de memoria, deterioro de emociones mentales, falta de sueño o apetito sexual.

Estos malestares y síntomas que afectan la calidad de vida de las mujeres pueden evitarse con una orientación psicológica adecuada en la que la mujer y su familia conozcan qué sucede en esta etapa de vida, así como el tratamiento médico ideal para no tener una sensación de incomodidad ni miedo ante los cambios.

Fuera prejuicios

En esta etapa, con frases como “antes yo no era así”, “ya estoy vieja” o “nada me hace feliz” las mujeres evaden la menopausia y evitan acudir al médico para comenzar el tratamiento de reemplazo hormonal.

La vergüenza o imagen negativa que se tiene sobre estos temas de salud sexual crea serios prejuicios que aumentan enfermedades mortales como hipertensión, diabetes, cáncer cervicouterino o vaginal.

Es necesario adoptar un plan de salud de acuerdo a las necesidades de cada mujer para controlar la ansiedad, tener hábitos de vida saludables y una actitud positiva, y así para no sufrir ni padecer esta etapa.

Yoga: una buena alternativa

Una opción para equilibrar todas las emociones y reducir enfermedades como el cáncer de mama, cervicouterino, osteoporosis y lograr un pleno estado de relajación es seguir posturas de yoga especiales para la menopausia.

En la India las mujeres de una o varias familias se reúnen anualmente en un punto para convivir y socializar, practicar yoga en conjunto y liberar todas las tensiones, ya sea de trabajo o del hogar. Se dice que al hacer esto, la relación con sus seres queridos mejora considerablemente.

Perro hacia abajo

Esta rutina de yoga es ideal para las mujeres que atraviesan por esta etapa, ya que da paz y relajación espiritual, previene algunas enfermedades como la osteoporosis y mejora la digestión, al estirar los brazos y las piernas constantemente.

1. Acuéstate boca abajo y separa los pies unos 30 cm.

2. Coloca las manos junto a tus hombros y separa los dedos, con el dedo   medio mirando hacia el frente.

3. Dobla las piernas levantando la cadera. Gira ligeramente la parte superior de los muslos hacia atrás.

4. Estira los brazos a los lados de tu cuerpo y deja que tus hombros caigan a la altura de tus manos.

5. Estira las piernas levantando aún más la cadera.

6. Mantén firmes las rodillas y mueve los muslos y pantorrillas hacia atrás.

7. Relaja la cabeza y el cuello respirando suavemente.

8. Permanece de tres a cinco respiraciones en esta postura y relájate.

  

 
 
Practicar yoga durante esta etapa equilibra el organismo con el espíritu.
Practicar yoga durante esta etapa equilibra el organismo con el espíritu.
Foto: AP
Fotogalería Videos