Heberto Castillo Martínez
  Nació en Ixhuatlán de Madero, Veracruz, el 23 de agosto de 1928 y falleció 5 de abril del 2001
Estudió ingeniería civil en la Escuela Nacional de Ingenieros de la UNAM
Vea las imágenes de Heberto Castillo


  Fue un luchador social desde su juventud
  Dos veces estuvo en prisión por apoyar las luchas sociales
  Vivió en la clandestinidad durante nueve meses
  Fue fundador de los partidos PMT, PMS y PRD
  Candidato a la Presidencia en 1988
  Senador de la República


  El antiguo régimen y la revolución

HERRAMIENTAS


IMPRIMIR GUARDAR


ENVIA ESTA NOTA A UN AMIGO




Heberto Castillo Martínez fue uno de los mejores dirigentes que ha tenido el Partido de la Revolución Democrática (PRD) desde su fundación.

Incursionó en diferentes campos que abarcan desde la ingeniería, la literatura, la ecología y la política.

En lo que concierne a su vida política, su aporte fue a la izquierda mexicana, caracterizándose por ser decidido promotor de diferentes causas sociales y políticas.

Como joven universitario, apoyó las luchas ferrocarrileras de los años 1959-60, que culminaron con su encarcelamiento. Asimismo, en 1965, apoyó el movimiento de los médicos que reclamaban salarios más justos.

También se involucró en el movimiento estudiantil de 1968, participando en la Coalición de Maestros Pro-Libertades Democráticas, participación que lo llevaría una vez más a la cárcel, al igual que José Revueltas y Elí de Gortari.

En 1961, junto a Lázaro Cárdenas, participó en la formación del Movimiento de Liberación Nacional.

Ahí estuvo dos años. Cabe señalar que, antes de su detención, vivió en la clandestinidad durante nueve meses, escapando de la persecución policíaca.

En 1971, ya liberado, aún cuando el estado se encontraba en una de sus "mejores" facetas de corte autoritario, Heberto Castillo nunca declinó de sus ideas de hombre de izquierda. Los encarcelamientos que sufrió contribuyeron a hacer de él un hombre cada día más fuerte en sus convicciones y principios políticos.

"…comprobé que podía aguantar la tortura, el aislamiento, el hambre, la sed, y me di cuenta que nadie, absolutamente nadie ni nada puede apresar el espíritu del hombre ¿No cree usted que eso le da fuerza a cualquiera? Adquirí entonces una fuerza extraordinaria. Aún la conservo".

Cabe señalar que, antes de su detención, vivió en la clandestinidad durante nueve meses, escapando de la persecución policíaca.

Los encarcelamientos que sufrió contribuyeron a hacer de él un hombre cada día más fuerte en sus convicciones y principios políticos.

Desde 1976, desarrolló una intensa campaña en defensa del petróleo, como materia prima para la petroquímica, oponiéndose a su sólo empleo como combustible.

Fue fundador del Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT). Organización que recibió registro para participar en las elecciones de 1985.

En 1987, el Partido Mexicano de los Trabajadores y el Partido Socialista Unificado de México (PSUM) , se unen para darle vida al Partido Mexicano Socialista (PMS).

El PMS decidió enviar a Castillo como su candidato a la Presidencia de la República, pero él declinó su candidatura a favor de Cuauhtémoc Cárdenas, en 1988, a favor de la unidad de las principales fuerzas democráticas, mismas que se aglutinaron alrededor del Frente Democrático Nacional (FDN).

El 21 de octubre de 1988, participó junto a destacados dirigentes de distintas fuerzas sociales y políticas, y .

Acción que llevó al PMS a cambiar de denominación, documentos básicos y emblema, para dar a luz al Partido de la Revolución Democrática.

En esta nueva faceta, Heberto Castillo se caracterizó como uno de los mejores organizadores del PRD.

En 1991, en Michoacán, fue protagonista de uno de los principales momentos históricos de lucha poslectoral que se tenga memoria en el PRD, posterior a un gran fraude electoral en contra del candidato Cristóbal Arias. Ellos decidieron ir a la desobediencia civil, tomando de manera pacífica el Palacio de Gobierno; Cuauhtémoc Cárdenas y Heberto Castillo le toman la protesta a Cristóbal Arias como gobernador en rebeldía.

Quien fuera candidato a gobernador y después Senador del PRD, por Veracruz, fue el dolor de cabeza para los grupos dentro del partido con prácticas políticas poco democráticas:

Repudió el corporativismo y las cuotas de poder, y buscó espacios para los intelectuales y artistas ajenos a las corrientes del partido.

Fue un verdadero crítico de la lambisconería y el culto a la personalidad.

Con estas críticas, Heberto inició una nueva fase dentro del PRD: La Autocrítica.


... y obtén información exclusiva,
promociones y descuentos GRATIS

Ingresa tu mail