Los ‘maras’, autores de masacre en Honduras



por: Agencia
Fuente: AP




Ejercito y policías buscan a los autores de la masacre en Honduras, tienen a uno de los presuntos homicidas, quien pertenece a la 'Mara Salvatrucha'






TEGUCIGALPA, Honduras, dic. 25, 2004.- Las autoridades identificaron el sábado a uno de los cuatro presuntos asesinos de 28 pasajeros, que circulaban en un autobús del servicio público por la costa atlántica de Honduras.

Se trata de Alexis Ramírez, de 23 años, capturado momentos después de la tragedia cuando conducía un automóvil por una calle de San Pedro Sula, a 180 kilómetros al Norte de Tegucigalpa.

"El carro es similar al que participó en el ataque", dijo el subcomisario Wilmer Torres. "Al sujeto le decomisamos dos pistolas de calibre .380 y .40, y numerosas municiones de fusiles M-16 y AK-45".

Ramírez pertenece a la peligrosa banda de los “Mara Salvatrucha” (MS) y posee antecedentes criminales.

"También interrogamos a otros dos supuestos pandilleros o 'mareros' arrestados en Cofradía", poblado cercano a San Pedro Sula, agregó.

"No revelaremos más detalles por el momento para no entorpecer las intensas investigaciones que llevamos a cabo", afirmó el ministro de Seguridad, Óscar Alvarez.

Agregó que hay "pistas concretas que pronto aclararán la matanza", en la que perecieron seis niños y 22 adultos.

Unos 2.000 soldados y policías, entretanto, continúan allanando casas y mantienen cerradas las 30 salidas de San Pedro Sula, así como sus zonas más peligrosas.

Asimismo, centenares de soldados cuidan a Tegucigalpa y otras ciudades importantes del país con tanques militares livianos en operativos combinados con la policía.

El Congreso entregó 550 dólares a cada familia de las víctimas fatales y les donó los ataúdes de madera para sepultarlas.

La mayoría de los fallecidos eran operarios de maquilas, amas de casa, escolares, vendedoras de mercados públicos y empleadas de tiendas de San Pedro Sula que retornaban a sus casas de sus trabajos o de hacer las compras navideñas.

En el interior del autobús quedaron tiradas gran cantidad de bolsas de plástico y papel en las que los pasajeros llevaban regalos y comida para disfrutar la Navidad.

El caso más dolorosos es el de Carlos Contreras, de 42 años: En el ataque murieron su esposa Zulema, de 40, y dos hijos: Amauri, de 13, y Zulema, de 2.

"Expreso a las familias de las víctimas que el pueblo hondureño llora con ellos... el pueblo está indignado", aseguró el presidente Ricardo Maduro, tras anunciar que el gobierno asistirá económicamente a los parientes afectados.

"También recibirán tratamiento especial los que hayan quedado huérfanos por perder al jefe de familia... y les garantizamos un buen futuro".

El diputado Bernardo Rivera, del Partido Liberal, opositor, afirmó que mocionará la próxima semana para que el Congreso declare un estado de excepción temporal en San Pedro Sula, considerada una de las ciudades más peligrosa de América Latina.

Los obispos católicos de la ciudad dijeron en un comunicado que "el desconcierto, el dolor, y la tristeza embargan nuestros corazones" por lo que calificaron un ataque "preparado con sadismo y crueldad que se intenta justificar por el bien del pueblo... y una vez más son los pobres y humildes los que más sufren las consecuencias de la violencia".

Las edades de las víctimas fatales oscilan entre los 2 y 45 años, dijo Danilo Cruz, director del hospital estatal "Mario C. Rivas" de San Pedro Sula.

La matanza ocurrió la noche del jueves en la colonia San Isidro de Chamelecón, en las afueras de San Pedro Sula. Se estima que en el autobús viajaban unos 53 pasajeros.

Un automóvil con dos hombres armados se le atravesó al autobús en la calle para detenerlo. Del vehículo se bajó un hombre, que disparó contra la unidad, según las autoridades.

Dos individuos más dispararon inicialmente desde atrás del autobús a los pasajeros, la mayoría mujeres y niños. Después se colocó a su lado y continuó disparando.

Dieciséis pasajeros murieron de inmediato. Los asesinos, que usaron fusiles automáticos AK-47, huyeron luego de pegar un enorme papel de más de dos metros de longitud en el vidrio delantero del autobús con ofensas contra Maduro, el presidente del Congreso, Porfirio Lobo Sosa, y Alvarez.

Con más de 100.000 afiliados, las maras controlan las barriadas pobres de las principales ciudades hondureñas, de acuerdo a informes de prensa.

El ataque se produjo dos días después que el gobierno denunció haber detectado preparativos de narcotraficantes y criminales locales para asesinar a Maduro y su familia, y también a Alvarez.

REFUERZA GUATEMALA FRONTERA CON HONDURAS

La policía de Guatemala informó hoy que reforzó la seguridad en los puestos fronterizos con Honduras para enfrentar la eventual llegada de los responsables de la matanza de 28 personas en el vecino país.

El director de la Policía Nacional Civil (PNC), Erwin Sperisen, informó a la prensa que se coordinan operativos de seguridad con autoridades de Honduras para detener a los autores del múltiple asesinato.


... y obtén información exclusiva,
promociones y descuentos GRATIS

Ingresa tu mail