¿Qué provoca la obesidad infantil?



por: Agencia
Fuente: EFE




El consumo de ‘dietas occidentales’ es una de las causas de la obesidad en niños; más del 60 por ciento de los menores de EU padecen este mal






WASHINGTON, Estados Unidos, ago. 11, 2006.- Una de las principales causas de la obesidad infantil es el consumo de dietas "occidentales", que impulsan a los niños a comer en exceso, afirmó un estudio.

La investigación, publicada por la revista “Nature Clinical Practice Endocrinology & Metabolism", indicó que el tipo de manufactura de alimentos ha creado "un ambiente tóxico", que ha condenado a los niños a ser obesos.

La obesidad se ha convertido en una epidemia en Estados Unidos, donde, según los Centros para el Control de Enfermedades, más del 60 por ciento de la población sufre ese problema.

Por otra parte, según los Institutos Nacionales de la Salud, el número de niños que sufre de obesidad se ha duplicado en las últimas tres décadas y uno de cada tres tiene sobrepeso.

El problema tiene un alto costo médico, por cuanto, según los estudios, la obesidad y el sobrepeso son las principales causas de las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y algunos tipos de cáncer.

Según Robert Lustig, autor del estudio y profesor de pediatría clínica del Hospital Infantil de la Universidad de California, la epidemia del sobrepeso, especialmente entre los niños, será difícil de resolver.

Será necesario que se reconozca la susceptibilidad biológica y la responsabilidad social y se haga menos hincapié en la responsabilidad personal, para que se resuelva el problema que agobia a los niños, señaló.

"Nuestro ambiente alimentario occidental se ha hecho altamente 'insulinogénico”, manifestó. Los alimentos tienden a tener mayor contenido graso, de fructosa y menos fibra, explicó.

"En particular la fructuosa es demasiada y la fibra es insuficiente, parecen ser los factores cruciales de esta epidemia de obesidad, debido a su efecto en la insulina", añadió.

Los cambios en el procesamiento alimentario de los últimos 30 años, en particular la mayor cantidad de azúcar agregada a alimentos que nunca antes la habían tenido y la eliminación de la fibra en otros, han creado "un ambiente en el que nuestros alimentos son esencialmente adictivos", señaló.

Lustig manifestó que no se puede achacar responsabilidad personal a los niños por su comportamiento dietético, en el que consumen "comida rápida" abundante en azúcar y desprovista de fibra.

"El concepto de responsabilidad personal no es aplicable a los niños, pues ninguno elige ser obeso", indicó.

El investigador añadió que los niños tampoco, son responsables de los alimentos que reciben en el hogar y la escuela.



... y obtén información exclusiva,
promociones y descuentos GRATIS

Ingresa tu mail