En los últimos años ha crecido el número de víctimas de la extorsión telefónica.
Foto: Tomada de la TV

Tercer Grado (1 de 3)

Imágenes de los estragos de 'Paul' en Sinaloa
HERRAMIENTAS




IMPRIMIR

ENVIA ESTA NOTA

GUARDAR




NOTAS RELACIONADAS

  Aumentan las extorsiones telefónicas en el DF
  Reitera Bátiz llamado vs. extorsiones
  Alertan por nueva ola de extorsiones telefónicas
  Siguen las extorsiones telefónicas: PGJDF
  Persisten los secuestros virtuales: Bátiz


TITULARES DEL DÍA

  Sin acuerdos asamblea de maestros en Oaxaca
  Se reúne Abascal con legisladores del PAN y PRI
  Frenarán tráfico de influencias legislativo
  Revocan libertad a integrantes Cártel Tijuana
  Piden vigilancia especial en Chimalhuacán
Llamadas del miedo



por: Óscar Hernández
Fuente: Noticieros Televisa




Crecen sin control extorsiones telefónicas, en 2005 se reportaron 3572 casos, el 80% de las llamadas se realiza desde los reclusorios



Aumentar tamaño Disminuir Tamaño Tamaño normal
CIUDAD DE MÉXICO, México, oct. 26, 2006.- Una simple llamada telefónica rompió la tranquilidad de un hombre.

  • VÍCTIMA (V): Sí... ¿bueno?
  • EXTORSIONADOR (E): Oiga.
  • V: Hey.
  • E: Lo que acaba de presenciar su hija un anticipo
  • V: Es un anticipo, hijo de la chingada, ¡enfréntate a mí! ¿Qué es lo que quieres? ¿Qué quieres?
  • E: Escúcheme lo que le voy a decir
  • V: ¿Qué cosa quieres?
  • E: Escúcheme
  • V: Hijo de la tiznada, mira haz conmigo lo que quieras, con mi familia no te metas.
  • E: Escúcheme si quiere que respete la vida de sus hijos. Tengo ubicada a su otra hija, tengo ubicado a su otro hijo.
  • V: Bueno... ¿Cuál es tu intención? ¿Cuál es tu intención?
  • E: Escúcheme
  • V: Sí, sí
  • E: Escúcheme
  • V: ¿Qué?
  • E: Yo no me dedico a los secuestros ni nada
  • V: ¿Entonces?
  • E: La puedo levantar a la hora que se me hinche la gana
  • V: Ora te faltan pantalones, enfréntate a mí
  • E: Escúcheme
  • V: Enfréntate a mí
  • E: ¿No me escucha?
  • V: Te escucho
  • E: Quiero un millón de pesos, porque si no, la encuentra muerta. Tengo ubicada la casa de sus hijos, de todos...

Esta, como el 80% de las llamadas que se hacen para extorsionar telefónicamente a una persona, salió de un reclusorio o penal estatal y se hizo a través de un teléfono celular.

En los últimos cinco años las extorsiones telefónicas en México han crecido de manera exponencial. En el 2001 la Agencia Federal de Investigación atendió ocho casos, en el 2003 la cifra subió a 112, en el 2005 se brindó ayuda a 3 mil 572 víctimas, en lo que va de este año se han atendido mil 647 casos.

La gran mayoría de estas llamadas se realizaron desde penales del Distrito Federal, el Estado de México, Veracruz, Guerrero y Puebla según la AFI.

Los extorsionadores son en su mayoría secuestradores que ya están en prisión, la AFI ha detectado cinco formas que utilizan estos delincuentes para extorsionar:

  • Amenazan con dañar físicamente a un miembro de la familia, para no hacerlo, exigen cierta cantidad de dinero que oscila entre los 5 mil y los 50 mil pesos.
  • Dicen que tienen secuestrada a una persona, generalmente a un menor de edad, al que supuestamente ponen al teléfono y llorando, manifiestan que lo tienen secuestrado y a su familia y piden a su familia pague el rescate exigido.
  • La persona que llama dice pertenecer a una corporación policíaca y para no remitir al Ministerio Público al presunto infractor, exige dinero o los números confidenciales de tarjetas telefónicas prepagadas.

  • El extorsionador dice pertenecer a una banda de secuestradores que por diversas razones decide ya no realizar el secuestro exigiéndole sean devueltos los gastos que generó la investigación de la víctima, a cambio solicitan que se les deposite cierta cantidad de dinero o que compre tarjetas telefónicas prepagadas y se les dé el número confidencial de las mismas.

  • La última y la más utilizada, es aquella donde el extorsionador le dice a la víctima que se ha ganado un atractivo premio y que a cambio de entregárselo le pide comprar tarjetas telefónicas y proporcionarle los números confidenciales.

Según la AFI, en la gran mayoría de los casos la selección de la víctima se hace al azar, casi siempre utilizan el directorio telefónico, publicidad de negocios o simplemente marcan cualquier número telefónico y se hacen pasar como familiares de las potenciales víctimas.

“Lo que el extorsionador realiza es una serie de llamadas donde, pues, sacan esa información tanto de familiares o de empleados de las mismas víctimas, de esos blancos y empiezan a hacerse pasar por algún proveedor o alguna persona que realiza alguna encuesta”, confirmó Alfredo Almora, oficial de la AFI.

Si usted recibe una llamada de este tipo no hable sólo escuche y corte inmediatamente la comunicación, verifique telefónicamente dónde y cómo están sus familiares más cercanos y dé aviso a la autoridad.

Del Distrito Federal puede llamar a la Agencia Federal de Investigación al número 53-46-25-15, del interior del país marque el 01-800-9000 AFI.



... y obtén información exclusiva,
promociones y descuentos GRATIS

Ingresa tu mail