Las parejas sin hijos deben pagar altos precios por el futuro bebé.
Foto: AP

AMLO y sus simpatizantes se reúnen en el Zócalo del DF

Imágenes de las protestas contra el aborto


TITULARES DEL DÍA

  40 años de ceguera (primera parte)
  40 años de Ceguera (segunda parte)
  Veteranos traicionados
  La yegua más pequeña del mundo
 
Vientres de alquiler (primera parte)



por: Ricardo Burgos
Fuente: Noticieros Televisa







Organización peruana ofrece los servicios de mujeres que alquilan su cuerpo para engendrar un bebé que será entregado a parejas que no pueden tener hijos



LIMA, Perú, mar. 26, 2007.- “Yo doy vida, he dado vida a un ser humano, el cual, ese niño va a crecer en un hogar lleno de amor”, dice Betzabé.

El seudónimo de esta mujer es Betzabé. Ella como otras mujeres peruanas fue contratada para engendrar a un bebé. En Perú se les conoce como los "vientres de alquiler". Betzabé no tenía empleo y muchas deudas por pagar, así que cuando recibió la insólita, pero a la vez tentadora oferta de alquilar su vientre, no lo pensó dos veces.

“Sí lo volvería a hacer”, afirma.

Los hijos recién nacidos de estas mujeres que alquilan su cuerpo son entregados de inmediato a parejas y matrimonios de extranjeros que no pueden tener descendencia.

A fines de noviembre del año pasado, el canal Nou, estación de televisión de la ciudad española de Valencia, difundió un extenso reportaje sobre los vientres de alquiler en Perú.

La explosiva información sacudió a la sociedad peruana que ignoraba hasta entonces, como a través de internet bajo el nombre de "Ángeles y bendiciones", una organización de profesionales médicos ofrecía los servicios de incubadoras vivientes, previo pago de 29 mil 100 dólares o 24 mil 700 euros.

“Serían 29 mil 900, ustedes tiene que abonar 11 mil 100 que es el procedimiento en in vitro, la donación del óvulo, los medicamentos de la receptora, el congelamiento embrionario, el congelamiento de esperma y alguna emergencia”, se escucha en el audio de negociación.

“Pero que significa no dejar huellas, tu bebito no va a saber que es un bebito probeta”, dice Augusto Ascenzo, presidente de la Asociación peruana de Fertilidad.

Este sonado caso se ventila hoy en el poder judicial. Sin embargo, los tribunales no han respondido hasta ahora si el vientre de alquiler es un acto de amor, como alegan sus defensores y patrocinadores o si se trata nada más y nada menos que de un sofisticado delito.

Actualmente, el vientre de alquiler ha cobrado gran demanda en las naciones más pobres del mundo, por cierto, no es el caso típico de una madre sustituta, sin fines de lucro, todo apunta, a una rentable industria de bebé de exportación que hoy por hoy ha sentado sus reales en Sudamérica.


... y obtén información exclusiva,
promociones y descuentos GRATIS

Ingresa tu mail