Las fieras defienden a sus hijos: Rosario Ibarra



por: Mario Alberto León
Fuente: Noticieros Televisa




Rosario Ibarra de Piedra hace un reciclaje de la llamada Guerra Sucia; advierte que la vida de un hijo, jamás se negocia






CIUDAD DE MÉXICO, México, feb. 23, 2005.- Hoy, México entero aguantará el aliento. La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolverá si prescribió o no el delito por genocidio del que se acusa a al ex presidente Luis Echeverría.

La Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado creada en este sexenio, atribuye al ex presidente responsabilidad en la masacre del 10 de junio de 1971; el “Jueves de Corpus”.

Ese día, el grupo Halcón disolvió por la fuerza una manifestación de maestros y estudiantes en el Distrito Federal.

La Suprema Corte no analizará el fondo de la acusación ni las pruebas presentadas contra el ex presidente Echeverría y otros 10 coacusados, entre ellos, el ex secretario de Gobernación, Mario Moya Palencia. Únicamente se valorará si el plazo de prescripción de 30 años, que el Código Penal preveía para el delito de genocidio en la década de los años 70, efectivamente expiró, y si puede o no ser reactivado por tratados internacionales o algún otro criterio de Derecho Comparado.

Y es que el 24 de julio de 2004, un juez federal negó la orden de aprehensión solicitada en primera instancia contra el ex presidente de México. Básicamente el argumento fue que los tratados que declaran al genocidio como delito imprescriptible, entraron en vigor recientemente y en México no hay retroactividad, como lo señala la Constitución.

Sin embargo, grupos sociales y civiles, señalan que el “Halconazo”, es sólo uno de los episodios registrados en el periodo conocido como la Guerra Sucia.

Uno de los miembros de esos grupos es Rosario Ibarra de Piedra. En 1982, se convirtió en la primera mujer candidata a la presidencia de México por el partido Revolucionario de los Trabajadores. Ex diputada federal, es también precursora de grupos de familiares de desaparecidos durante la Guerra Sucia, entre ellos, su hijo, Jesús Piedra Ibarra, acusado de pertenecer a la Liga Comunista “23 de Septiembre”.

Más de 30 años han pasado de su desaparición. En este tiempo, la candidata a premio Nóbel de la Paz 1986 se entrevistó con diversas autoridades, con el ex presidente Echeverría fueron 39 veces.

El intento de procesar a un ex presidente, es un caso que aún sin veredicto, marca un hito en materia de derechos humanos en México.

LA VIDA DE UN HIJO NO SE NEGOCIA

En entrevista con Víctor Trujillo, para El cristal con que se mira, Rosario Ibarra de Piedra hizo un reciclaje de la intensa historia relacionada con la llamada Guerra Sucia. Doña Rosario aseguró que lo que hace es un “acto de verdadero amor”, porque “las fieras defienden a sus hijos”.

“Pues es que no nos quitaron cualquier cosa, usted puede negociar un terreno, un aumento de salario, pero jamás la vida de un hijo, sus ilusiones; y somos muchas, 557 madres que perdieron sus hijos”, comentó Ibarra de Piedra.

“Es un motor que no deja de trabajar nunca, no puede usted quedarse tranquilo, dormir, finalmente uno lo hace por sobrevivencia; a veces hasta sueña que está con sus hijos”, agregó.

La presidente de la organización “Eureka” reconoció que ha vivido con una frustración, “al pensar que la ley no existe” –hasta las religiosas sirven para fines extraños-, dijo la luchadora social.

Con relación al factor justicia en el tema de la Guerra Sucia, Rosario Ibarra dijo que nunca creyó que la situación se resolviera, aún cuando Vicente Fox asumió el cargo de Presidente de la República.

“No voté por Fox, aunque dijo tratar el tema del 68, no lo creí, me pareció que toda la campaña era relacionada con mercadotecnia, el disfraz del Presidente, sus botas, su cinturón, su lenguaje alburero, todo es falso. Inmediatamente que nos recibió nos dimos cuenta de que no iba a resolver absolutamente nada”, manifestó doña Rosario.

Afirmó que “tristemente”, la justicia en México nunca llega.

“En un principio, la lucha era un poco egoísta, pero lógico, porque buscamos a los nuestros, pero después dimos el cambio a luchar por todos ,ahora hemos rescatado 148 desaparecidos de las casas”, añadió.

También se refirió a la “hipocresía” del entonces presidente Luis Echeverría.

“En su momento hablé con todo el mundo, y nada, y nada; sin embargo, sí estaba la hipocresía de Luis Echeverría que me tocaba la cabeza y decía: -señor procurador, ¿qué hacemos con este caso?-, y siempre con mucha amabilidad nos decía: -vamos a ver qué hacemos-, y era una burla, el último día de su mandato estábamos en un plantón en el Zócalo, y dijo -mañana me van a ver muy enojados-, y fue porque se llevaron los dólares, pero delos desaparecidos no dijo nada”, detalló Rosario Ibarra.

Con los demás ex presidente –dijo Ibarra de Piedra- el caso fue lo mismo. Ni de la Madrid, ni Salinas, ni Zedillo, la ayudaron a resolver el caso, a encontrar a su hijo, comentó la entrevistada.

“Yo no se sí los representantes nuestros, entrecomillado, se fijen en lo que la gente quiere. Elena Poniatowska fue visionaria, en el libro ‘Fuerte es el silencio’, que escribió después de nuestra primera huelga, dice, parece que lo que el gobierno quiere es que se vaya muriendo una por una. Finalmente, queda claro que hay una historia negra detrás de todo esto”, concluyó.


... y obtén información exclusiva,
promociones y descuentos GRATIS

Ingresa tu mail