El abrazo de Acatempan



por: Yuriria Sierra
Fuente: Noticieros Televisa




AMLO se dirigió a los Pinos. Para unos se iniciaba el moderno abrazo de Acatempan recordando a Vicente Guerrero y Agustín Iturbide






CIUDAD DE MÉXICO, México, mayo 6, 2005.-López Obrador hoy fue a su casa. No, no a Los Pinos. Fue al número 57 de la calle de Odontología, en Copilco. Y ahí permaneció varias horas, antes de dirigirse a la residencia Oficial.

Parece que en la calle de odontología se acabó el dolor de muelas: y es que también se acabaron las veladoras, las cartulinas, los manifestantes.

Y bueno, desde hace diez días, no falta el pastelazo para López Obrador.

¿Es para celebrar el encuentro de Fox y Andrés Manuel?.

Uy no, ¡para nada!, contestó una vecina.

A su casa vino, seguramente, a comer y a cambiarse. A ponerse un traje a la medida. A la medida de tan histórico evento. La foto ya no sería tras las rejas: la foto, hoy, sería con el Presidente.

Parece una ironía, pero justamente hoy, el cielo de la ciudad de México no está des-pejado, hoy hay cerrados nubarrones.

Varias veces se abrió el portón del edificio. Cuatro horas en Copilco y a pesar de que la hora del encuentro se acercaba, de las puertas siempre salía un coche distinto.

Fue hasta las 6:10, que se abrió el garaje y el tsurito blanco zarpó hacia Parque Lira. Y a las 6:30, las puertas se abrían de par en par.

Para algunos, se abría la antesala de su ingreso a Los Pinos en el 2006. Para otros, se abrían los brazos para el moderno abrazo de Acatempan.

No sólo Vicente Fox recibe hoy a López Obrador: también lo esperaban unos extraños personajes:

¿Pejelagartos?, ¿peces gordos?, ¿quién deberá ponerse vivo?, Al igual que López Obrador, los visitantes no quisieron dar declaraciones a los medios.

Ese era, hoy, el silencio de Los Pinos.

Hoy, tras 43 meses desde que el juez otorgara un amparo al dueño de "El Encino". Once desde que la sección instructora empezara el análisis del desafuero. Siete meses desde la última reunión oficial del Presidente y el Jefe de Gobierno. Y el encuentro de hoy, solo 25 minutos de duración:

Al diez para las siete, fotógrafos, camarógrafos, y reporteros, intentamos pescar una declaración sobre el histórico encuentro.

Y es que a López Obrador no pudieron pescarlo ni siquiera los pejelagartos.


... y obtén información exclusiva,
promociones y descuentos GRATIS

Ingresa tu mail