¿Cómo beneficiaría la firma de un TLC con Japón?
¿Qué piensa usted de que el Premio Nobel de la Paz se le haya otorgado a una iraní musulmana?
¿Qué temas quieres en el chat de noticieros?
:: EsMas :: El milagro del Papa Juan Pablo II
  Especiales
Juan Pablo II en el aeropuerto de Zacatecas en 1990. Foto:Noticieros Televisa
Se deteriora la salud del Papa
No dramaticen con la salud del Papa: Cardenal Dziwisz
El Papa que vino del frío V
El Papa que vino del frío IV
El Papa que vino del frío III
Juan Pablo II, el Papa que vino del frío II
Juan Pablo II, el Papa que vino del frío
El milagro del Papa Juan Pablo II
por: Fancisco Elizondo y Valentina Alazraki
Fuente: Noticieros Televisa
COMPRAS Te invitamos a que visites nuestra tienda

ZACATECAS, México, oct. 23, 2003.- El 12 de mayo de 1990 quedó como una de las fechas históricas más importantes para la Iglesia Católica de Zacatecas. Ese día el Papa Juan Pablo II visitó el estado.

Sin embargo, ese día fue más importante para la familia Badillo Mireles, pues marcó la vida del niño Herón Badillo quién estaba desahuciado por la medicina que no encontraba cura al cáncer de sangre que lo mantenía en agonía.

Sus padres desesperados, pero llenos de fe, se presentaron al aeropuerto con la intención de acercarse al Papa, de conseguir la bendición para Herón, porque estaban seguros que sólo así se curaría.

"Es una demostración de que la fe es más grande que todo lo que puede haber", relata Herón.

El acercamiento y la bendición de Su Santidad hizo el milagro, aseguran sus padres.

"Porque a partir de ahí mi hijo ha hecho una vida normal, yo así lo considero, siempre lo he manifestado, es un milagro del Santo Padre", comenta María Mireles, madre de Herón.

"De hecho no lo consideran como un alivio por medicamentos no hay explicación, es un acto de fe", expresa Herón.

Herón tenía cuatro años y fue creciendo siempre con la bendición papal y con la idea de que aquel encuentro fue determinante para su vida.

“Llegó hasta donde estábamos nosotros, me agarró y me dio un beso yo llevaba una paloma en los brazos y entonces me dijo que la soltara", comenta Herón.

Aquel instante fue captado por las cámaras y una fotografía que llegó a las manos de Su Santidad. Fue el ahora Cardenal Javier Lozano Barragán quien se la mostró y el mismo que la regresó a la familia Badillo autografiada de puño y letra de Juan Pablo II.

“Se llevó el señor Lozano Barragán la foto con el Santo Padre, se la mostró entonces dijo que sí recordaba el hecho y el niño y le dijo que "Así era Dios", expresa la mamá de Herón.

El niño milagro, como lo conocen sus amigos, es hoy un sobresaliente estudiante de preparatoria. Dejó el seminario tras descubrir que el sacerdocio no era su vocación. Hoy sueña con ser Ingeniero Civil.

"La comunidad de Río Grande al saber de que Herón volvió a ser una persona sana lo considera como un milagro del Papa Juan Pablo II", dice Delfino Ramírez, maestro de Herón.

La discusión sobre si el caso de Herón es un milagro sigue vigente.

"Para nosotros científicamente los milagros no existen si no es todo un esfuerzo con diferentes elementos para curar al paciente", señala Mario Estrada, especialista en leucemia.

"Es delicado hablar de un milagro porque tendría que comprobarse científicamente; sin embargo, cuando al Papa le muestran la fotos de las condiciones en que se encontraba el niño y como se encontraba después el Papa simplemente dijo "no cabe duda que Dios sigue obrando maravillas", relata Gabriel Medina, sacerdote.

HABLA EL CARDENAL LOZANO BARRAGÁN DESDE EL VATICANO

El nuevo cardenal de México Javier Lozano Barragán, está convencido de que Juan Pablo II realizó un milagro en el curso de su visita a Zacatecas en mayo de 1990.

El Cardenal Lozano Barragán recuerda que antes de salir del aeropuerto de Zacatecas para dirigirse hacia la ciudad, Juan Pablo II se acercó a una mujer muy triste que tenía a su lado a un niño deshauciado.

“Parecía una calavera, tenía podrida la parte derecha de la cara, el dictamen era una leucemia absolutamente sin ningún remedio”, relata el cardenal mexicano.

El niño tenía una paloma en las manos, el Papa le dijo suéltala, el niño la soltó, Juan Pablo II atrajo el niño hacia sí y le besó la frente. Después de un mes los papás del niño fueron a ver al entonces obispo y le dijeron que se había empezado a recuperar.

Después de cuatro o cinco meses le llevaron una foto en la que el niño, vestido de charro aparecía totalmente sano, curado, sin ninguna huella en el rostro.

El Cardenal Lozano viajó al Vaticano y le enseñó a Juan Pablo II la foto que había sido tomada en el aeropuerto del niño con la paloma.

“El Papa en ese momento se puso sumamente serio, tuvo un cambio enorme, se puso sumamente serio y me dijo sí lo recuerdo", afirma.

Luego el cardenal le enseñó al Papa la foto del niño curado.

“Entonces el Papa me dijo: 'Dios hace cosas grandes y maravillosas, toma la fotografía donde estaba el niño, todavía con su cara podrida, echando la paloma hacia arriba y le puso una frase en latín, que decía "con mi bendición , Juan Pablo II", comenta el purpurado.

“Esta es la experiencia, una de las experiencia más significativas que he tenido el privilegio de gozar junto al Papa Juan Pablo II”, comenta el cardenal.

Danos tu opinión
(por favor indica a qué nota te refieres).