Dani Levy, director de cine
Foto: Sitio Oficial


HERRAMIENTAS




IMPRIMIR

ENVIA ESTA NOTA

GUARDAR




NOTAS RELACIONADAS

  Recurren niños a diversos medios para enviar carta a Reyes Magos
  Arranca operativo ‘Día de Reyes’
  Los 75 años de Umberto Eco
  Recomendaciones de fin de semana
  Utilizarán a ratas en ensayos de medicamentos contra Sida
Una comedia sobre Hitler divide Alemania antes de estreno este jueves



por: Agencia
Fuente: EFE







"Necesitan la risa como terapia, en un país donde está permitido todo menos hacer bromas sobre el nacionalsocialismo", comenta Levy



BERLÍN, Alemania, enero 8 2007.- La comedia "Mi Führer: La verdad más verdadera sobre Adolf Hitler", dirigida por el judío de origen suizo Dani Levy, divide Alemania días antes de estrenarse en la gran pantalla, entre los que creen que banaliza la barbarie nazi y los que consideran llegado el momento de reirse del Tercer Reich.

Mañana se estrena esta sátira sobre el dictador austríaco en Essen, y el jueves saldrá a las pantallas de todo el país, pero ya arrecian las críticas en contra de la parodia de un Hitler que hunde barquitos de guerra en la bañera, tiene problemas de erección con Eva Braun y casi levanta compasión, sabedor de que su proyecto del Tercer Reich ha fracasado.

"No creo posible convertir a Hitler en un hazmerreír, a no ser que seas un genio como Charlie Chaplin", dijo este fin de semana la judía Lea Rosh, promotora del monumento a las víctimas del Holocausto en Berlín, en referencia al "Gran Dictador", la parodia sobre el siniestro dictador, que dirigió y protagonizó en 1940.

El autor de esta nueva sátira es el judío, nacido en Basilea (Suiza) hace 49 años, Dani Levy, con una atípica carrera que comenzó en el circo, pasó por el teatro, y finalmente hizo su desembarco en el cine cuando volvió a tierras germanas, las mismas que abandonó su madre ante las huestes de Hitler antes de que naciera.

De hecho, en casa de Levy no se hablaba del Holocausto: "Mi madre odiaba el tema, hasta el punto de que crecí anestesiado ante la historia alemana, haciendo oídos sordos al pasado", explica el director.

Con una decena de películas a sus espaldas, las dos últimas de temática semita, Levy cree que los alemanes "necesitan la risa como terapia, en un país donde está permitido todo menos hacer bromas sobre el nacionalsocialismo", como ha dicho en las múltiples entrevistas que ha concedido durante las últimas semanas.

No obstante, Levy plantea la pregunta de cómo los alemanes pudieron actuar tal y como lo hicieron: "El nacionalsocialismo, de alguna forma, fue la rebelión de almas humilladas. Es lo más doloroso, que correspondió con el sentir. La gente fue apaleada en la calle, deportada, las chimeneas echaban humo, olía a carne quemada, es decir, muchos alemanes sabían lo que estaba pasando".

Y para ello ha elegido directamente a un conocido cómico germano como Helge Schneider, el antihéroe tragicómico que da vida a Hitler como un pobre fracasado, sumido en una profunda depresión.

Son los acólitos del dictador, sobre todo su ministro de Propaganda, Joseph Goebbels, los que creen todavía en una posible victoria y contratan al actor judío Adolf Grünbaum, recluido con su familia en el campo de concentración de Sachsenhausen, para que le ayude a preparar su última arenga.

El héroe es Ulrich Mühe, el actor germano-oriental que triunfó en su papel protagonista como espía de la Stasi en "La vida de los otros" de Florian Henckel (2006), y que en la comedia de Levy se convierte en psicólogo, profesor y compañero de Hitler.

El dictador es un ser grotesco, que tiraniza a todos con sus rabietas casi infantiles, y en este sentido recuerda a la superproducción de Bernd Eichinger, "El hundimiento", que en 2004 y con el actor Bruno Ganz encarnando al dictador, ya rompió tabúes en Alemania, provocando una controversia similar.

Para convertirse en un ser digno de compasión, víctima de los malos tratos de su padre, convertido en un títere de sus propios generales, que nos recuerda, en palabras del gurú de la crítica literaria alemana Marcel Reich-Ranicki, que Hitler al fin y al cabo era un ser humano.

O como decía el judío Henryk M. Broder este fin de semana en el semanario "Spiegel", la comedia de Levy consta de dos caras, una absurda y otra moral, "un equilibrio que no es capaz de mantener siquiera el personaje del Führer", y que no miente cuando promete un imposible como ser "la verdad más verdadera sobre Adolf Hitler".



... y obtén información exclusiva,
promociones y descuentos GRATIS

Ingresa tu mail