Alimentos que dañan el hígado

 
 
 
por: Redacción Esmas
Fuente: Agencias
 

Mejora tu dieta para ayudar a uno de los órganos más importantes a eliminar todas aquellas sustancias tóxicas que corren por tu cuerpo

 
El hígado es uno de los órganos más importantes y delicados de nuestro cuerpo, su funciones son: neutralizar de las toxinas procedentes del intestino, la producción de bilis encargada de facilitar la digestión y la transformación de carbohidratos, proteínas, lípidos minerales y vitaminas.

Es por ello, que la alimentación es un pilar fundamental en la salud hepática. De lo que comemos dependerá tener un hígado sano o enfermo.

Además, en caso de ya padecer alguna enfermedad hepática, la alimentación podrá ayudar a los procesos de reparación del órgano o en caso contrario, a empeorarlo. Cuando el hígado se daña es necesario apoyarlo a eliminar las toxinas, lo cual se consigue con tratamiento que incluye cambios en los hábitos alimenticios así como terapia farmacológica como es el caso de L-ornitina y L-aspartato, que es el único tratamiento que estimula las células del hígado, activando la síntesis de glutamina y el ciclo de urea, de tal modo que logra desintoxicar el amonio transformándolo en urea y así logra ser eliminado por los riñones.

Protege a tu hígado

En cuanto a la dieta, entre los principales alimentos que dañan al hígado se encuentran: las bebidas alcohólicas, pues destruyen las células del hígado y pierden la capacidad de producir los nutrientes para el organismo.

Otros tóxicos no recomendados en la dieta del enfermo son el tabaco, el café y los irritantes, así como la comida rápida que contiene conservadores y colorantes.

Los especialistas señalan que una dieta alta en grasas como carnes, mantequillas, margarina, y lácteos enteros obligan al hígado a realizar un esfuerzo superior, lo mismo que consumir pasteles, galletas, chocolates y dulces, alimentos ricos en azúcares refinados que provocan aumento de grasa y colesterol.

Es importante destacar que el paciente con problemas hepáticos generalmente presenta distintas dificultades, como: retención de líquidos por lo que no debe consumir alimentos muy salados como son los embutidos y los ahumados. De igual manera hay que saber que los asados, fritos, a las brasas o a la parrilla, generan toxinas que el hígado debe eliminar y que al no hacerlo empeoran el estado del enfermo. Así como tampoco son recomendados el pescado o mariscos crudos, sushi, ostras, langostas y almejas.

Asimismo es preferible comer 5 veces al día en porciones pequeñas, que una comida abundante y pesada.

Lo importante es beber abundantes líquidos, vegetales y frutas además de carne, pescado (cocido), huevos, pollo, nueces y productos lácteos semidescremados, y tener la vigilancia continua del especialista.

 
 
Las bebidas alcohólicas son el principal enemigo del hígado.
Las bebidas alcohólicas son el principal enemigo del hígado.
Foto: AP
Fotogalería Videos