Anemia

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

La falta de glóbulos rojos en la sangre, ocasiona una deficiente oxigenación del cuerpo y problemas en el crecimiento y desarrollo de los niños, por lo que hay que atenderla oportuna y adecuadamente

 

La sangre es un tejido vital del cuerpo humano. Más o menos una persona tiene alrededor de 5 litros circulando continuamente y es un líquido vital ya que transporta las sustancias nutritivas y el oxígeno a todas las células, tejidos y órganos del cuerpo.

Está formada de glóbulos rojos o eritrocitos, glóbulos blancos o leucocitos y plaquetas. El color rojo de la sangre lo recibe de la hemoglobina, que es rica el hierro y está encargada de transportar oxígeno a todo el organismo.

La anemia es una enfermedad o trastorno de la sangre ocasionada por la baja de la hemoglobina, que es ocasionada por múltiples factores, que de alguna forma alteran su formación, su número y calidad o favorecen su destrucción.

Este padecimiento puede ser muy grave, ya que la falta de oxigenación en los órganos vitales como el corazón, el cerebro, los pulmones y otros pueden ocasionar hasta la muerte o daños irreversibles. En los niños y jóvenes la anemia ocasiona problemas en el crecimiento y desarrollo físico y mental.

Entre las principales causas de anemia están la desnutrición, la falta de producción de médula ósea, los defectos metabólicos, el consumo de algunos fármacos, la presencia en el cuerpo de ciertas toxinas del medio ambiente, las hemorragias o pérdida excesiva de sangre, el cáncer y otras enfermedades.

Hay muchos tipos de anemia, pero todos tienen que ver con la cantidad y calidad de los glóbulos rojos, entre ellas, se encuentran: La anemia por deficiencia de vitamina B12, la aplástica, la hemolítica, la que produce la deficiencia de ácido fólico, de hierro, la megaloblástica, la perniciosa y la de células falciformes, entre otras.

Entre los síntomas generales de la anemia están:
- Baja de peso y de apetito.
- Fatiga y debilidad.
- Palidez excesiva y falta de coloración en las mucosas, sobre todo de los ojos.
- Frecuencia cardiaca acelerada.
- Problemas respiratorios.
- Dolor de pecho.

El diagnóstico oportuno es muy importante para evitar complicaciones, sobre todo si se padecen hemorragias frecuentes. Para establecerlo el médico realiza una exploración y solicita un análisis de sangre para detectar los niveles de hemoglobina y de eritrocitos presentes en la sangre. El análisis de sangre también permite buscar patologías en la forma, el tamaño, el color y la distribución de las células sanguíneas.

En algunas anemias el diagnóstico también requiere un análisis de la médula ósea, la que se obtiene aspirando con una aguja hueca dentro de ciertos huesos, en especial el de la cadera.

Para su tratamiento se recomienda el consumo de sangre roja, alimentos ricos en hierro como los vegetales de hoja verde, el consumo o aplicación intramuscular de vitamina B12 y en casos más severos una transfusión de sangre o de médula ósea.

IMPORTANTE El contenido de esta nota es totalmente informativo, no suple el diagnóstico médico por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 

 
 
 
Los glóbulos rojos transportan oxígeno a todo el cuerpo.
Los glóbulos rojos transportan oxígeno a todo el cuerpo.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos