Hipo

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Es una contracción del diafragma y las causas se relacionan con la digestión, nervios y emociones entre otras

 
Un malestar que a muchos pone de mal humor y que es más frecuente en hombres que en mujeres.

El molesto hipo, llamado así por su característico sonido, tiene su origen en una irritación del diafragma, que lo obliga a realizar movimientos espasmódicos al mismo tiempo que se cierra la glotis, en la laringe, lo que ocasiona que cuando el aire es inspirado con fuerza, produzca el sonido típico del hipo.

Este problema puede tener su origen en varias causas.
- Las relacionadas con la digestión, sobre todo cuando la persona ha bebido algo caliente o muy frío, ha comido de prisa o a ingerido alguna comida muy picante o con muchas especias. También se produce cuando el estómago está muy lleno y presiona sobre el diafragma y lo irrita, de manera que éste se contrae empujando fuertemente los pulmones.

- Por respirar de forma rápida o incorrecta, como suele acontecer durante la risa o cuando una persona se asusta.
- Por trastornos en el sistema nervioso debido al consumo de alcohol. Cuando se debe a este motivo, el hipo se manifiesta con gran fuerza, ya que el alcohol es una de las neurotoxinas más fuertes y agresivas que hay y ataca las vías nerviosas que comunican el tronco cerebral con el diafragma, así como el centro cerebral mismo.
- Por haber tenido varias intervenciones quirúrgicas en un breve lapso de tiempo.
- Por estar embarazada.
- También se relaciona este problema con causas psicológicas y emocionales. El estrés provoca una tensión generalizada puede provocar contracciones de la musculatura respiratoria, por lo que a menudo, el hipo se manifiesta de improviso y sin causa identificable.

El verdadero factor desencadenante del hipo es una irritación de las vías nerviosas que controlan la musculatura del diafragma y que se conectan en ambos sentidos desde ella hasta los centros de control que se localizan en el bulbo raquídeo.

Para el tratamiento del hipo, realmente lo que hay son remedios caseros, que a algunos les funcionan y a otros no, pero cuando se padece hipo continuo y por largo tiempo, vale la pena intentarlo todo.

Las medidas tienen como objeto el hacer que el diafragma vuelva a su ritmo normal porque lo que hacen es reducir el aporte de oxígeno y aumentar el de dióxido de carbono, lo que estimula el centro respiratorio del cerebro. Entre ellos, los más populares son.
- Beber un vaso de agua sin respirar.
- Tratar de contener la respiración hasta que cese el hipo.
- El famoso susto o sobresalto.
- Hacer cosquillas en la nariz.

También hay medidas para estimular el nervio vago y controlar los movimientos del diafragma, entre ellas están:
- Respirar en una bolsa de papel, (no de plástico).
- Beber rápidamente, con cuidado.
- Comer un poco de pan seco.
- Jalar un poco la lengua.

Cuando los ataques de hipo duran mucho tiempo, se repiten con frecuencia u ocasionan molestias respiratorias o dolores musculares severos, se debe consultar al médico especialista en otorrinolaringología o a un neumólogo, ya que puede ser señal de alguna enfermedad más grave.

IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 
 
 
La inspiración con fuerza y el cierre de la glotis produce el sonido del hipo.
La inspiración con fuerza y el cierre de la glotis produce el sonido del hipo.
Foto: esmas.com
Notas Relacionadas
Fotogalería Videos