Tipos de diabetes

 
 
 
por: Bertha Sola
Fuente: esmas.com
 

La Diabetes Juvenil y la del adulto o Diabetes Mellitus, son los dos tipos de esta enfermedad que deben controlarse adecuadamente durante toda la vida

 

Existen dos tipos de diabetes:

Diabetes tipo I

También conocida como diabetes infantil o juvenil. Se presenta con mayor frecuencia en niños y adultos jóvenes y se ocasiona porque las células beta de los islotes de Langerhans existentes en el páncreas y que son los que secretan y fabrican insulina, dejan de hacerlo o la producen en cantidades insuficientes.

Esta diabetes también es conocida como insulinodependiente, porque para su adecuado control, se requiere de la administración diaria de insulina, o sea que para poder vivir, el enfermo depende totalmente de la insulina inyectada.

Los síntomas de esta forma de diabetes aparecen en forma brusca y entre los más comunes están:

- Debilidad o cansancio excesivo.
- Sed intensa conocida como polidipsia y piel muy seca.
- Apetito exagerado o polifagia, que es la necesidad de comer todo el tiempo, sobre todo alimentos dulces.
- Necesidad de orinar con frecuencia o poliuria.
- Visión borrosa o distorsión en las figuras.
- Aumento de glucosa en la sangre o hiperglucemia, comprobada a través de análisis de sangre.
- Pérdida súbita de peso.

Diabetes tipo II

Conocida también como diabetes del adulto, no requiere de insulina inyectada o sea que los enfermos no son insulinodependientes.

Es la forma más común entre personas mayores de 40 años con sobrepeso u obesidad, aunque en ocasiones, aunque afecta también a personas de peso normal.

Se produce cuando el organismo produce insulina, pero no puede utilizarla adecuadamente. A esta incapacidad de usar eficazmente la hormona, se le conoce como insulinoresistencia. En estos casos, el páncreas se ve obligado a fabricar cada vez más insulina, por lo que aumenta el azúcar en la sangre.

Este tipo de diabetes, se desarrolla más lentamente y las manifestaciones son más leves que en la del tipo I, por lo que muchas personas ignoran que la tienen hasta que aparecen los primeros síntomas.

Sin embargo sus efectos son igualmente peligrosos y presentan síntomas como infecciones frecuentes, calambres, sensación de hormigueo, cicatrización lenta, impotencia sexual en los hombres y vaginitis crónica o infecciones urinarias en las mujeres.

Como todas las enfermedades crónicas, la diabetes es una enfermedad hereditaria, esto no quiere decir que todos los descendientes directos de personas enfermas serán diabéticos, pero sí, que heredan la predisposición a desarrollarla, por lo que desde pequeños deben establecer hábitos alimenticios adecuados.

El tratamiento de este tipo de diabetes es relativamente más sencillo, aunque para tener éxito, se requiere que la persona enferma siga al pie de la letra las instrucciones del médico, para que la enfermedad se controle adecuadamente.

De no controlarse adecuadamente, se pueden presentar muchas complicaciones que son las que entre el alza de azúcar en la sangre, ocasiona la muerte y discapacidad, entre ellas están: ceguera por retinopatía diabética, neuropatía diabética o problemas vasculares que pueden llevar a amputaciones, insuficiencia renal crónica, infecciones en la piel y mucosas como la cándida, y otras más.

 

 
 
 
Fotogalería Videos