Los Huesos

 
 
 
por: Bertha Sola Valdés
Fuente: esmas.com
 

Los huesos dan forma y sostén al cuerpo y permiten el movimiento junto con los músculos y tendones

 
El esqueleto humano está formado por 206 huesos que proporcionan el apoyo necesario, sirven de armazón protector para los órganos vitales internos, le dan forma al cuerpo y en coordinación con los músculos y tendones, permiten el movimiento de casi todo el cuerpo.

Aunque en su conjunto pesan muy poco, ya que en los adultos representan el 2% de su peso total, son capaces de soportar más de lo que pesa nuestro cuerpo, porque el esqueleto está conformado por uno de los tejidos más duros y resistentes que tiene nuestro cuerpo.

Los huesos están formados principalmente por calcio, fósforo y fibras de colágeno que le dan dureza. El calcio, su principal componente es un mineral que no solamente es necesario para dar fortaleza y dureza a los huesos, sino que también es esencial para proteger otros procesos como el producir nuevas células sanguíneas.

El tejido óseo es capaz de regenerarse rápidamente sin dejar ninguna huella o cicatriz, lo que es maravilloso para quienes han sufrido alguna fractura, pero con el paso de los años, algunos elementos nocivos para el cuerpo y la falta de hormonas a cierta edad de las mujeres y los hombres, este tejido se debilita, se hace poroso y ello provoca la osteoporosis.

Los huesos del cuerpo tienen diferente tamaño, forma y grosor dependiendo de la parte del cuerpo a la que pertenezcan y están integrados por tres capas, cada una de ellas contiene o protege algún elemento importante para el cuerpo.

- El periostio, es una delgada membrana que cubre al hueso y contiene muchísimos nervios y vasos sanguíneos.
- Debajo del periostio, se encuentra la parte dura del hueso o corteza ósea, que tiene millones y millones de pequeñísimos orificios por donde pasan los nervios y los vasos sanguíneos que llegan al tejido esponjoso.
- El interior, es prácticamente hueco contiene un tejido esponjoso formado por una red de canales o grutas llamadas “espículas y trabéculas” que están llenos de médula ósea, una sustancia que tiene aspecto de gelatina roja en los niños y amarillenta en los adultos, en ella se forman los glóbulos blancos, rojos o las plaquetas, según sea el caso.

El calcio es el responsable de proporcionar dureza y rigidez a los huesos que, a su vez, darán sostén al resto del cuerpo. Para ello, la inmensa mayoría del calcio orgánico se encuentra en los huesos. Sin una estructura esquelética apropiada, nuestro organismo está expuesto a diversas patologías.

Algunas de las funciones de los huesos son sostener la masa corporal, darle forma y estructura, dar lugar a la inserción de los músculos y tendones que posibilitan los movimientos, preservar órganos vitales como pulmones, corazón, cerebro, etc.

Con el paso de los años, los huesos pierden dureza y se vuelven porosos y débiles, a ese proceso se le llama osteoporosis.

 
 
 
La estructura base del cuerpo esta formada por los huesos
La estructura base del cuerpo esta formada por los huesos
Foto: Archivo esmas.com
Fotogalería Videos