Prevención y cuidados

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Una mejor alimentación ayudará a prevenir y a quienes padecen la enfermedad

 
Es muy recomendable el cambio de hábitos de alimentación tanto para prevenir el cáncer de colon como para el tratamiento de los enfermos. Sus alimentos deben contener una dieta baja en grasas animales y rica en fibra.

Investigaciones recientes indican que las vitaminas A, C y E, al igual que el calcio, pueden reducir el riesgo de desarrollar cáncer de colon, pero si se toman en forma de suplementos nutricionales, se debe consultar al médico antes de ingerirlo en dosis altas, en especial si está sometido a una terapia para el cáncer. Se debe evitar así mismo tomar pastillas de hierro, a menos que sean recetadas por algún motivo específico, porque según estudios, se piensa que el exceso de este mineral impide a las defensas del sistema inmunológico reaccionar contra el cáncer.

Para prevenir no solamente problemas de cáncer sino otras enfermedades, es muy recomendable cambiar o establecer hábitos alimenticios saludables, hacer ejercicio físico todos los días, evitar el sedentarismo, el tabaquismo, el alcoholismo y las drogas, así como tomar medicamentos solamente preescritos por el médico y bajo control.

Entre las recomendaciones más importantes están:
- Ingerir frutas frescas, las que se puedan con cáscara para aumentar el consumo de fibra o secas durante el día.
- Incorporar a la dieta leguminosas como el fijol, lenteja o haba, a menos que estas ocasionen demasiados gases y con ello molestias adicionales.
- Comer diariamente una buena ración de verduras o ensaladas.
- Comer pan elaborados con harina integral y cereales como el trigo, arroz, maíz y otros de preferencia no refinados.
- Estudios recientes confirman que una aspirina cada tercer día, puede ayudar a prevenir cáncer de colon además de otras enfermedades cardiovasculares. Consulte a su médico para analizar esta posibilidad.

· Ingiera las papas, las frutas y las verduras con cáscara para aumentar el consumo de fibra. De igual forma, consuma arroz, trigo quebrado y trigo sarracero, en vez de arroz y cereales refinados.
· Considere una terapia de aspirina en pequeñas dosis ; estudios recientes indican que una sola pastilla cada tres días puede reducir de manera importante el riesgo de cáncer de colon.

Durante el tratamiento de cáncer, es necesaria la orientación de un nutriólogo para establecer la dieta adecuada que reduzca al mínimo el trabajo del colon hasta su total curación.

Si al enfermo se le practicó una ostomía, quizá sea necesario que reciba ayuda psicológica profesional, para que se den cuenta que pueden llevar su vida de forma normal, incluyendo las relaciones sexuales, tomando en cuenta solamente los cuidados establecidos por su médico.

 
 
 
El ejercicio físico, puede prevenir la enfermedad.
El ejercicio físico, puede prevenir la enfermedad.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos