Cálculos biliares

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Piedritas de diferentes tamaños que se desarrollan en la vesícula biliar y producen mucho dolor y molestias

 
Los cálculos biliares son piedras duras y pequeñas que se forman en la vesícula biliar y que pueden variar de tamaño siendo desde tan diminutas como la cabeza de un alfiler o tan grandes como una nuez.

La mayoría se forman con cristales de colesterol cuando la bilis se sobre-satura de dicho componente, precipita y se forma un núcleo a partir del cual se van depositando por aposición los cristales de colesterol. Se constituyen de esta manera los cálculos, adoptando diversas formas y tamaños.

Otras veces son formados por sales biliares es decir sustancias digestivas producidas por el hígado y almacenadas en la vesícula y es posible que se formen por algún desequilibrio de las sustancias que componen la bilis o por exceso de colesterol en los jugos biliares.

Uno de los principales componentes de los cálculos biliares es el colesterol. Si un cálculo biliar bloquea uno de los conductos que transportan la bilis de la vesícula al intestino, puede producirse un ataque de cólico biliar, provocando dolores abdominales intensos, náuseas, vómito, inflamación, eructos, sudoración e ictericia.

La presencia de cálculos también puede causar inflamación e infección de la vesícula. Sin embargo, es muy frecuente que la vesícula contenga piedras sin que se presenten otras complicaciones.

Entre los factores de riesgo están:
- El sexo, ya que este problema aqueja más a mujeres que a hombres, por el papel que juegan las hormonas.
- La edad, ya que en general se presentan en personas mayores de 60 años.
- El sobre peso y la obesidad.
- El uso continuo de pastillas anticonceptivas o estrógenos de restitución.
- Los hábitos alimenticios que incluyen alimentos muy grasosos y poca fibra y almidón.
- Probablemente la herencia, aunque no está bien comprobado.
- El embarazo, ya que diversos estudios han demostrado la relación entre el embarazo y los cálculos biliares.
- El sedentarismo.

IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativa y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 
 
 
Generalmente se desarrollan en personas mayores de 60 años.
Generalmente se desarrollan en personas mayores de 60 años.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos