Cálculos renales

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

La función de los riñones en el cuerpo es muy importante, ya que filtra la sangre y elimina el agua pero cuando se forman cálculos, la función de eliminación de orina se dificulta

 
El sistema urinario está integrado por dos riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra, que es el conducto por el que la orina es eliminada del cuerpo.

Los riñones son dos órganos en forma de frijol ubicados por debajo de las costillas hacia la mitad de la espalda. Desempeñan una función vital ya que están encargados de filtrar la sangre y eliminar el exceso de agua y los deshechos de la sangre, convirtiéndolos en orina.

También sirven para mantener un equilibrio estable de las sales y otras substancias en la sangre y producen hormonas que ayudan formar huesos fuertes y a formar los glóbulos rojos.

De ambos riñones salen unos tubos angostos llamados uréteres, que se encargan de llevar la orina desde los riñones hasta la vejiga, que es un órgano elástico como un globo, cuyas paredes elásticas se estiran y expanden para almacenar la orina y se contraen cuando se evacua la orina, que sale a través de la uretra al exterior.

Los riñones son órganos muy delicados y su mal funcionamiento puede incluso ocasionar la muerte y como en ellos se produce la orina y este elemento contiene muchas sustancias, en ocasiones se pueden formar los molestos cálculos renales.

Los cálculos renales son como piedras que se forman a partir de cristales que se encuentran en la orina y se separan de ella, aumentando de tamaño y acumulándose en los riñones, impidiendo que estos funcionen adecuadamente y causando mucho dolor a quienes los tienen.

Normalmente, la orina contiene químicos que evitan o inhiben la formación de cristales, pero por algún motivo, estos inhibidores, no funcionan de la misma forma en todas las personas, por lo que algunas llegan a formar los cálculos renales.

La formación de cálculos renales es una enfermedad llamada nefroliatiasis o urolitiasis y es muy molesta y dolorosa para quienes la padecen, es muy común de las vías urinarias y por lo general afecta más a los hombres que a las mujeres a partir de los 20 años.

Los cálculos renales pueden ser de diversos tamaños, tan pequeños como un grano de arena, lo que hace que puedan ser eliminados por la orina sin ser notados o tan grandes como una pelota de golf, pueden ser lisos o de forma irregular y generalmente son amarillos o marrones.

Dependiendo del material o de las combinaciones de químicos que los formen, se pueden identificar cuatro tipos principales de cálculos.
- Los de calcio, que son los más comunes y contienen una combinación de oxalatos y fostafos, elementos que son componentes de la dieta común de una persona y que forman parte de sus huesos y músculos.
- Los de estruvita, o cálculos de infección, que suelen formarse después de alguna infección del sistema urinario.
- Los de ácido úrico, que se forman cuando este componente se encuentra en demasiada cantidad en la orina.
- Los de cistina, que es un componente de los músculos, nervios y otras partes del cuerpo y que son los menos comunes y frecuentes.

. IMPORTANTE: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 
 
 
Son de distintos tamaños, pero algunos llegan a ser considerables.
Son de distintos tamaños, pero algunos llegan a ser considerables.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos