Diagnóstico y tratamiento

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Se puede determinar el diagnóstico, por medio de antecedentes familiares y personales

 
El diagnóstico se establece elaborando la historia clínica con los antecedentes familiares y personales y un examen físico.

Si el médico escucha sonidos crepitantes en los pulmones, puede inferir que hay exceso de líquido en ellos y también puede escuchar por medio del estetoscopio, los sonidos del corazón para identificar cualquier actividad anormal ya sea de las de las cámaras y/o de las válvulas cardiacas.

También puede mandar hacer una radiografía o teleradirografía del tórax que permite ver si el corazón ha crecido y tomará un electrocardiograma, que permite registrar información sobre los impulsos eléctricos que manda el corazón.

Otros estudios para corroborar el diagnóstico son: el ecocardiograma que es un ultrasonido del corazón, un angiograma radioisotópico y un cateterismo cardiaco, con el fin de determinar si hay obstrucción en los vasos sanguíneos y medir la presión en las cámaras cardiacas.

También es importante realizar una prueba de esfuerzo que permita detectar la capacidad para hacer ejercicios y actividades y en qué momento la persona no puede continuar por insuficiencia de oxígeno en su organismo.

Dado que la insuficiencia cardiaca es un proceso irreversible, el principal objetivo del tratamientose enfoca a mejorar la calidad de vida, los síntomas y la capacidad para realizar ejercicios, al mismo tiempo que se trata de disminuir el riesgo de muerte.

Los tratamientos a base de medicamentos y ejercicios físicos son para mejorar la capacidad de bombeo del corazón y para disminuir la congestión pulmonar y la retención de líquidos para mejorar la capacidad de bombeo.

También puede administrarse algún diurético para que los riñones eliminen el exceso de líquido o puede elegirse un fármaco inhibidor de la enzima, convertidora en angiotensina (ECA), para dilatar las arterías periféricas pequeñas. Otros medicamentos son los betabloqueadores y bloqueadores de receptores de Aldosterona, los antagonistas de receptores de AII y la digoxina.

El control de la hipertensión arterial es muy importante para mejora el padecimiento.

Si la insuficiencia cardiaca se debe a un defecto congénito o a una válvula cardiaca defectuosa, se recurre a la cirugía y en casos extremos y en los casos graves, el último recurso es un transplante de corazón.

Para prevenir las complicaciones generadas por la insuficiencia cardiaca es necesario:
- Bajar de peso.
- Evitar fumar.
- Evitar el consumo de bebidas alcohólicas.
- Realizar ejercicio físico todos los días, pero controlado por un médico o fisioterapeuta. Los deportes de competencia no son recomedables.
- Descansar lo más que se pueda.
- Controlar la alimentación, sobre todo en el consumo de grasas y carbohidratos.
- Controlar la presión y los niveles de colesterol, triglicéridos y lípidos corporales.
- Evitar el estrés.
- Disminuir el consumo de sal para no provocar mayor retención de líquidos.
- Evitar hacer esfuerzos fuertes como levantar objetos pesados, hacer ejercicios aeróbicos de alto impacto o hacer cualquier esfuerzo violento ya que esto puede forzar al corazón y disminuye la capacidad de bombeo.

 
 
 
El último recurso ante la insuficiencia cardiaca es un transplante de corazón.
El último recurso ante la insuficiencia cardiaca es un transplante de corazón.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos