Síntomas y causas

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

La presencia de mareos, sudoración fria o desvanecimientos son los principales signos

 
Los síntomas pueden manifestarse de forma espontánea y única, por algún evento en especial o de forma crónica, por padecer alguna enfermedad que la favorezca.

El problema se presenta cuando, esto ocasiona de forma continua o permanente síntomas como: - Mareos.
- Vértigos.
- Fatiga.
- Confusión mental.
- Temblores.
- Sudoración fria.
- Falta de fuerza y de tono muscular.
- Desmayos o desvanecimiento por la falta del flujo sanguíneo necesario al cerebro.

Sus causas son diversas y varían según la edad, el sexo, el origen de la baja de presión, las enfermedades asociadas y otros factores. Entre ellas están:
- El exceso de calor.
- Incorporarse demasiado rápido después de estar acostados o agachados por un tiempo prolongado.
- Falta de alimento, sobre todo de carbohidratos.
- Deshidratación.
- Reacción a algunos medicamentos como son los antihistamínicos.
- Problemas cardíacos.
- Shock emocional.
- Por hemorragia.
- Por hipoglucemia o baja de azúcar en la sangre.

La descompensación, también puede ser causada por un mal funcionamiento en los mecanismos que mantienen la presión arterial estable, en los que compensan el problema o en la capacidad de los nervios para conducir las señales al cerebro.

 
 
 
La fatiga y el cansancio predominan cuando se tiene presión baja.
La fatiga y el cansancio predominan cuando se tiene presión baja.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos