Diagnóstico y tratamiento

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

El reposo y una buena alimentación ayudan a controlar los problemas de ictericia

 
El diagnóstico de la ictericia es muy sencillo, ya que el médico puede ver fácilmente la coloración de la piel y las membranas, sobre todo la de los ojos. Sin embargo lo más importante es conocer la enfermedad que origina este síntoma para atenderla de inmediato.

Las enfermedades de la vesícula biliar, la fiebre amarilla y el cáncer de páncreas o hepático o el embarazo en algunas mujeres, también pueden ocasionar piel amarillenta. Si la actividad del hígado y otras pruebas de laboratorio resultan normales, es probable que la ictericia se deba a una menor metabolización de la bilirrubina.

Se debe elaborar la historia clínica con los antecedentes de la persona enferma y sus hábitos de alimentación sobre todo, enfermedades crónicas padecidas, medicamentos que se están consumiendo, si se consumen bebidas alcohólicas y en qué cantidad o si hay la posibilidad de que la persona esté expuesta a productos químicos nocivos.

También se debe decir al médico si hay comezón, problemas digestivos y sobre el color de la orina y la materia fecal.

Para establecerlo, se deben realizar una serie de análisis de sangre, materia fecal y orina y en caso necesario el médico determinará la posibilidad de realizar una biopsia de hígado para descartar el cáncer hepático y otros padecimientos.

Otros estudios sobre todo si hay sospecha de ictericia obstructiva, pueden ser radiografías abdominales, una sonografías o ultrasonidos y gammagrafías TC o estudios Imagen de Resonancia Magnética.

A veces, cuando el diagnóstico no puede establecerse con estos estudios, se puede practicar una laparoscopia, introduciendo un tubo con dispositivo óptico en la cavidad abdominal, a través de una pequeña incisión, para ver bien las condiciones y características del hígado y sus conductos.

El tratamiento, se determinará después de encontrar la causa de la ictericia.

La ictericia de tipo obstructivo generalmente requiere algún tipo de intervención: cirugía, endoscopia o la colocación de tubos de drenado para despejar los conductos biliares.

El tratamiento principal para muchas enfermedades hepáticas es el reposo, una adecuada alimentación y evitar el alcohol y otras sustancias tóxicas.

Se debe evitar la exposición a productos químicos y gases que pudieran ser nocivos, como el tetracloruro de carbono, el benceno, los barnices y los productos líquidos de limpieza.

Las mujeres no deben de tomar pastillas anticonceptivas durante el curso de su enfermedad.

En caso de ictericia neonatal el uso de fototerapia, o sea la exposición del recién nacido a la luz ultravioleta, estimula la eliminación del exceso de bilirrubina de la sangre.

Cuando la ictericia es causada por una hepatitis y otro problema hepático, pude hacer pérdida de apetito, por lo que hacer varias comidas pequeñas y frecuentes, ricas en carbohidratos y con un contenido moderado de grasa y proteínas ayuda mucho en la recuperación.

Un nutriólogo orientará en el equilibrio adecuado de los aminoácidos que integran las proteínas. Los casos graves pueden requerir alimentación por sonda o complementos líquidos enriquecidos.

 
 
 
La fototerapia es un tratamiento eficaz para la ictericia.
La fototerapia es un tratamiento eficaz para la ictericia.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos