Espasticidad

 
 
 
por: Redacción
Fuente: esmas.com
 

Problema del sistema nervioso, generado por la falta de flexibilidad en los músculos, ocasiona deformidades, dolor, inhibe el movimiento y el crecimiento del músculo

 
Los músculos normalmente deben tener suficiente tono para mantener la postura y permitir el movimiento voluntario en contra de la fuerza de gravedad, al mismo tiempo que dan flexibilidad y velocidad a los movimientos.

La función de flexionar, tensionar o aumentar el tono del músculo, proviene de la médula espinal desde el cerebro y a través de los nervios o fibras nerviosas sensoriales que tiene cada uno de ellos, que tienen que estar perfectamente coordinados para que los músculos trabajen de forma suave y continua, al mismo tiempo que mantienen la fuerza.

Cuando por diversos motivos y enfermedades, el área del cerebro que controla el tono y movimiento del músculo o la zona de la médula espinal que controla la musculatura voluntaria, sufren algún daño, el músculo se vuelve muy tenso o espásmico. La detección puede muchas veces hacerse durante el primer año de vida, pero por lo general se detecta más tarde.

La espasticidad es un síntoma que refleja un trastorno del sistema nervioso en el algunos músculos se mantienen permanentemente contraídos provocando rigidez, acortamiento de los músculos e interferencia en los movimientos y funciones.

También llega a ocasionar deambulación, problemas de equilibrio, manipulación de objetos, habla y deglución entre otros.

La espasticidad afecta músculos y articulaciones de las extremidades causando movimientos anormales, o inhibición del movimiento; inhibe también el crecimiento longitudinal del músculo y la síntesis de la proteína en las células musculares, limita el estiramiento del músculo y desarrolla deformidades también en las articulaciones que se pueden desarrollar a través del tiempo.

Este problema se presenta por algún traumatismo o asociada a enfermedades como esclerosis múltiple, parálisis cerebral,dip´legia, cuadriplegia o hemiplejía, hipoxia o ictus cerebral adrenoleucodistrofia o fenicetonuria entre otros padecimientos.

Se manifiesta con:
- Aumento del tono muscular o hipertonía.
- Calambres en forma de rápidas contracciones sin movimiento notable.
- Reflejos exagerados o hiperreflexia de tendones profundos.
- Rigidez muscular que puede ser leve o muy grave y dolorosa.
- Espasmos musculares incontrolables.

Esta enfermedad puede tratarse pero no curarse definitivamente. Entre las formas de tratamiento están: relajantes musculares orales o inyectados, uso de toxina botulínica o Botox y hasta en algunos casos el uso de órtesis, dispositivos externos que ayudan a controlar la parte afectada.

El uso de Botox inyectado en el músculo, ha demostrado gran efectividad, ya que debilita músculos por largo tiempo, reduciendo la espasticidad en un grupo limitado de músculos En casos extremos también se puede realizar cirugía para liberar o alargar los tendones o canales nerviosos.

Terapias físicas como masajes, hidroterapia, láser y otras como la infusión de baqclofen usando una bomba implantada en la pared del abdomen es muy efectiva para reducir la espasticidad en lesiones de la médula espinal pero se tienen que valorar los efectos secundarios de cada técnica.

Importante: El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 
 
 
La espasticidad de los músculos afecta el movimiento y la fuerza.
La espasticidad de los músculos afecta el movimiento y la fuerza.
Foto: Agencias
Fotogalería Videos