Rabia o hidrofobia

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

La rabia es una enfermedad dolorosa y mortal que se previene al vacunar a los perros, gatos y otros mamíferos

 
La rabia, también conocida como hidrofobia, es una enfermedad viral mortal que puede afectar el sistema nervioso central de cualquier animal de sangre caliente, incluido por supuesto el ser humano.

Esta dolorosa y peligrosa enfermedad se trasmite por la mordedura de una animal rabioso, aunque también puede contraerse cuando penetra en el cuerpo saliva que contenga el virus, lo que sucede a través de alguna herida o úlcera abierta, de la mucosa de los ojos o de las membranas mucosas de la boca.

Una vez en el interior, el virus de desplaza por los nervios hasta llegar a la médula espinal y al cerebro en donde se multiplica, destruye el tejido nervioso y ocasiona parálisis y la muerte.

En los seres humanos el período promedio de incubación entre la exposición al virus y el inicio de los síntomas es de 30 a 50 días, aunque ha habido casos que se presentan desde los 10 días del contagio hasta el año.

Síntomas Los síntomas de la rabia son: fiebre alta, dolor de cabeza, dolores musculares, vómito, agitación incontrolable, babeo y espasmos dolorosos de los músculos de la garganta, lo que impide tomar líquidos, a pesar de sentir una intensa sed. Comúnmente la muerte sobreviene por asfixia debido a la parálisis total.

Diagnóstico y prevención Después de que una persona ha sido mordida, en caso de poder hacerlo que debe detener con cuidado al animal que atacó y mantenerlo durante 10 días en observación, al mismo tiempo que se le somete a una prueba para detectar anticuerpos. Si el animal no muere y no se detectan síntomas o signos del virus y la persona mordida está sana, se procede a suspender la vigilancia.

En caso de mordedura, hay que lavar varias veces la herida con abundante jabón y agua tibia. Si esta es profunda hay que lavarla al chorro de agua y utilizar mucho jabón y acudir al médico lo antes posible para que determine el tratamiento adecuado y cure la herida para evitar infecciones.

Si el médico lo determina, hay que aplicar un tratamiento preventivo mediante una serie de inyecciones, generalmente de inmunoglobulina antirrábica o suero antirrábico y después el tratamiento incluirá entre cinco o seis inyecciones contra la rabia, además la persona deberá checarse cada dos años para detectar la presencia del virus.

Como medidas de prevención de la rabia están:
- Vacunar cada año a todos los perros, gatos, caballos y otros animales domésticos.
- Si se conoce de casos de rabia en la comunidad donde vive, no toque los platos de perros y gatos.
- Si ve a un perro o gato tambalearse, aunque parezca amigable, no se le acerque y avise a las autoridades sanitarias.
- No confundir los síntomas de susto o histeria, que provienen después de una mordida, con los de la rabia. Sin embargo ante cualquier duda o temor, es mejor exagerar y acudir de inmediato al médico.

IMPORTANTE El contenido de esta nota es informativo y no suple el diagnóstico médico, por lo que no nos hacemos responsables sobre su uso.

 
 
 
Los perros, gatos y otros mamíferos pueden transmitir la rabia al hombre.
Los perros, gatos y otros mamíferos pueden transmitir la rabia al hombre.
Foto: AP
Notas Relacionadas
Fotogalería Videos