Vacuna triple viral SRP

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

La vacuna triple viral SRP, protege contra sarampión, rubéola y paperas, enfermedades que si no se evitan pueden ser graves

 
La Vacuna Triple Viral SRP, es elaborada con virus atenuados y protege contra el sarampión, la rubéola y la parotiditis.

Su eficiencia varía dependiendo de la enfermedad que prevenga. Sin embargo su nivel de protección es muy amplio, ya que para el sarampión es de entre 95% y 100%; para rubéola de 98% a 100% y para parotiditis o paperas es de 90 % a 98%.

La primera dosis de la vacuna triple viral se aplica a los doce meses y la segunda a los seis años de edad o en la escuela primaria cuando el niño ingresa al primer año.

Las reacciones a la vacuna dependen de cada niño y no suelen ser iguales, pueden presentarse durante el transcurso de las 24 a 48 horas posteriores a la vacunación y en un porcentaje mínimo pueden durar varios días.

Entre los efectos de la vacuna pueden presentarse:
- Molestias locales en el sitio de la inyección, como dolor, induración, enrojecimiento y calor, que pueden aliviarse con compresas frías.
- Fiebre moderada, que puede calmarse con baños de agua tibia y administración de muchos líquidos.
- Entre el 5º y el 12o. día puede haber malestar general como rinitis, cefalea, tos, fiebre, rara vez muy alta y que persiste entre dos a tres días.
- Algunos niños o niñas pueden presentar erupciones cutáneas y parotiditis leves, (inflamación de los ganglios que están bajo la mandíbula y oídos), esta dura menos de cuatro días y aparece más o menos a los 12 días de vacunados.
- En casos sumamente especiales y raros que reportan de uno a cuatro casos en un millón de dosis de vacuna aplicadas, se puede presentar púrpura trombocitopénica, al igual que meningitis y complicaciones encefálicas, observadas entre la segunda y la cuarta semanas posteriores a la vacunación.

Es muy importante que por ningún motivo se administre ácido acetil salicílico, conocido como aspirina, disprina, ascriptin o mejoral, para bajar la fiebre, porque puede originarse una complicación muy grave que es el síndrome de Raye.

Los efectos de la vacuna suelen pasar por sí solos y solamente en casos extremos y muy raros, los niños deberán ser atendidos de forma especial en un hospital.

La vacuna no debe aplicarse en los siguientes casos.
- Niños con antecedentes de reacciones anafilácticas o alergias a las proteínas del huevo o a la neomicina.
- Cuando padecen fiebre mayor a 38.5°C.
- Con antecedente de transfusión sanguínea o de aplicación de gammaglobulina, en los tres meses previos a la vacunación.
- En caso de padecer linfoma, neoplasias o inmunodeficiencias, excepto si son niños portadores del VIH o con SIDA. En caso de niños con leucemia, solamente se podrá administrar si está en remisión y/o después de tres meses de haber suspendido su tratamiento con quimioterapia.
- Tampoco debe aplicarse a niños que estén bajo tratamiento con corticoesteroides, o con otros medicamentos inmunosupresores o citotóxicos.
- A los que padecen enfermedades del Sistema Nervioso Central, convulsiones o tuberculosis sin tratamiento.

Si puede aplicarse en niños cuya madre esté embarazada, que estén bajo tratamiento de tuberculosis o convivan con personas que tienen problemas inmunitarios como SIDA y otras enfermedades.

 
 
 
La vacuna triple protege contra tres enfermedades graves.
La vacuna triple protege contra tres enfermedades graves.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos