Vacuna pentavalente

 
 
 
por: Redacción esmas
Fuente: esmas.com
 

Protege contra 5 enfermedades, se aplica en tres dosis y tiene algunos efectos adversos que pasan a los pocos días

 
Durante los últimos años, se ha utilizado en las campañas de inmunización la vacuna pentavalente que contiene cinco antígenos. La vacuna contiene bacterias muertas de Bordetella pertusis, ocasionante de la tos ferina, toxoides tetánico y diftérico, antígeno del virus de la hepatitis B y un polisacárido Haemophilus influenzae o Hib del tipo b, por lo que al aplicarla proporciona protección contra: difteria, tos ferina, tétanos, influenza tipo b y hepatitis B.

La infección causada por la bacteria Haemophilus influenza tipo b pueden ser muy peligrosas, entre ellas están la neumonía, septicemia, artritis séptica, epiglotitis y meningoencefalitis; todas ellas graves y que incluso ponen en peligro la vida de los niños.

El Virus de la Hepatitis B ocasiona una infección que causa en el hígado inflamación y que en algunos casos puede llegar a ocasionar cirrosis y cáncer de hígado incluso en los niños.

Su eficacia es muy alta y provoca la formación de anticuerpos específicos aproximadamente en dos semanas. La protección que brinda es para toda la vida, después de la aplicación de tres dosis, para la tos ferina, hepatitis e influenza, pero no para el tétanos y difteria que requieren de refuerzos cada 10 años.

Esta vacuna se aplica a partir de los 2 meses de edad y se refuerza cada dos meses, o sea a los 4 y 6 meses de edad, se aplica por vía intramuscular profunda en el muslo y para una mejor protección, se debe reforzar con la vacuna DPT a los 2 y 4 años de edad.

La aplicación de esta vacuna puede ocasionar algunos efectos adversos, que pueden ser locales y sistémicos.

Los efectos locales se presentan entre las 24 y las 48 horas después de la aplicación y las manifestaciones pueden ser: dolor, iduración (tejido duro), enrojecimiento y calor en el sitio de aplicación de la inyección.. Estas molestias se calman con la aplicación de compresas frías en la zona.

Los efectos sistémicos se presentan dentro de las 48 horas después de la vacunación y pueden durar varios días, entre ellos están: fiebre, llanto persistente e incontrolable por más de tres horas por las diversas molestias que genera, somnolencia, irritabilidad y malestar general. En algunos niños y niñas pueden presentarse dolores de cabeza, convulsiones, escalofríos y mialgias o sea dolores musculares, pero son muy raros estos eventos.

Al aplicar la vacuna se deben tomar en cuenta algunas consideraciones sobre la vacuna como:
- La vacuna se debe conservar en refrigeración a una temperatura entre 2° y 8° grados.
- Los efectos inmunológicos pueden afectarse si el niño se encuentra bajo tratamiento con inmunosupresores.
- La vacuna no debe mezclarse con otras vacunas inyectables, excepto el liofilizado de Hib o gripe.
- La administración debe ser intramuscular, ya que por vía intravenosa puede producir choque anafiláctico.
- La administración intradérmica o subcutánea reduce la respuesta inmune, por lo que la aplicación debe ser intramuscular profunda.

Después de la aplicación, en caso de que el niño o niña presenten fiebre, se debe controlar, retirando casi toda la ropa, aplicando compresas de agua en su cabeza o bañarlo con agua tibia hasta que cese la fiebre. También es importante que tomen abundantes líquidos y que por ningún motivo se les den aspirinas, disprinas, mejoralitos u otro medicamento que contenga ácido acetilsalicílico. En tal caso, si la fiebre es muy alta, se debe consultar al médico.

 
 
 
5 enfermedades graves se previenen con la vacuna pentavalente.
5 enfermedades graves se previenen con la vacuna pentavalente.
Foto: esmas.com
Fotogalería Videos